Agar como alternativa al plástico

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Agar plastico
El sector de los materiales para el envasado y los embalajes es uno de los más prolíficos actualmente. El abanico de posibilidades que ofrece la química al servicio de este epidémico uso es tremendo, y las novedades no dejan de sucederse.

Afortunadamente, las opciones verdes también suelen florecer a menudo, y la innovación es prácticamente su carta de presentación. En esta ocasión, el material es un bioplástico muy prometedor, obtenido a partir del agar.

Un nuevo material biodegradable

Los padres de la criatura, un producto bautizado como Agar Plasticity, están orgullosos de su invento por doble partida, pues no solo es eco amigable, sino que además ha sido galardonado con el Lexus Design Award 2016.

La conquista del premio ha permitido a sus creadores usarlo como plataforma para decir bien alto y claro que apuestan por un mundo mejor. Ellos son un grupo de diseño llamado AMAM, y su proyecto por ahora está en fase de prototipo.

Sin embargo, la repercusión mediática que está teniendo el premio y las características mismas del invento podrían ayudarles a dar el paso decisivo. Es decir, de comercializarse podría darse el primer paso para empezar a desplazar a otros productos altamente contaminantes.

Agar plasticity apunta a las estrellas. Su objetivo es sustituir los envases de plástico tradicionales por un material bioplástico elaborado a partir de una materia prima sostenible: las algas llamadas agar, con lo que aspiran a convertirlo en una alternativa viable para un sinfín de usos.

El jurado, de hecho, ha valorado su idealismo y ambición a la hora de decidirse a presentar un producto que podría acabar con el reinado del plástico convencional. En palabras de Alice Rawsthorn, uno de los jueces del concurso:

Es un experimento audaz y ambicioso, que busca afrontar uno de los problemas más grandes de nuestro tiempo. Además, merecían el premio también porque se trata de un material que tiene una amplia gama de posibles aplicaciones.

El grupo AMAM explica que encontró interesante que ciertos tipos de algas permitieran crear distintos tipos de materiales a través de un sencillo proceso. Básicamente, encontraron que tras llevarlas a ebullición obtenían una sopa que una vez disecada se asemejaba de forma asombrosa a los plásticos.

Además de sus sostenibilidad, la gran ventaja de este procedimiento, apuntan, consiste en la versatilidad del producto. Su versatilidad permite convertirlo en muy diferentes productos, formas, texturas y, por lo tanto, darle utilidades ahora mismo inimaginables.

Sus creadores apuestan por aprovechar estas características para hacer un sustituto de la película de plástico o embalaje de espuma. Afirman que han logrado crear una película parecida, con una flexibilidad similar, concretamente tras someter a congelación el producto.

Lexus Design Award 2016
Actualmente, el agar es conocido como espesante de alimentos. De hecho, su origen vegetal lo convierte en una opción muy popular entre los veganos. Pero no solo eso, porque también tiena aplicaciones en el sector de la salud y la investigación científica.

La nueva propuesta supondría una auténtica revolución a nivel ambiental y también económica, pues sería tanto una nueva mina de oro que, lejos de su poner el uso intensivo de combustibles fósiles se traduciría en un beneficio para el ambiente, ya que su cualidad de biodegradable va más allá de ser inocua.

Sus propiedades lo convierten en un material ideal para abonar la tierra y al tiempo ayudar a mantener su capacidad de retención de humedad. De hecho, a la hora de valorar sus puntos fuertes, el jurado entendió que se trataba de un diseño que respondía muy bien al lema de esta edición, orientado a la presentación de diseños que puedan adaptarse a las necesidades cambiantes de las personas y la sociedad.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *