Arreglar los muebles en lugar de tirarlos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Remendar un calcetín o, si nos atrevemos, hasta el respaldo de una silla, es un gesto poco habitual, algo lógico y normal en un contexto como el nuestro, dominado por el consumismo y por la cultura del usar y tirar. Sin embargo, las dificultades económicas que ha traído la crisis está haciéndonos cambiar de costumbres, dando un nuevo valor a proyectos como éste, que propone el remiendo como solución decorativa, válida tanto para un roto como para un descosido.

Lo interesante de este proyecto es que eleva a la categoría de arte o, si se quiere, de diseño exclusivo un resultado que bien podría considerarse digno de esconderse, y hasta vergonzoso en cierta medida. Pero no, con fuerza y optimismo, haciendo un alarde de personalidad y seguridad en sí mismos, los artistas reclaman el valor de su obra aunque, como éstas, parezcan apaños hechos a lo loco.

¿Locura, extravagancia o simple pragmatismo? Como dice la famosa frase, arte es todo aquello susceptible de ser contemplado como tal. Es decir, si el resultado es funcional y además nos gusta, hasta verlo como una pequeña obra de arte, entonces podemos definirlo como artístico, sin complejos de ningún tipo. Es lo que propone Paulo Goldstein, un diseñador maestro en aprovechar lo desechado sin transformarlo, es decir, conservando su utilidad original, ya se trate de objetos de casa como de otros descartados por otras personas.

Todo un desafío

¿Que a la silla le falta el respaldo? Bastará con colocar una estructura que haga esta función, añadiendo si fuera necesario una serie de cuerdas tensadas convenientemente para permitirnos reposar la espalda de forma adecuada. Así de fácil, de divertido y de desafiante.


¿Que se nos ha roto un trozo de respaldo o se ha estropeado el asiento, que le falta una parte? Siempre está la opción de hacer un remiendo bien a la vista, como el de la imagen, trenzando aquí o allí para devolverle el esplendor perdido. Resultado: tendremos una silla divertida, única y con todas sus prestaciones en regla…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *