Cajas de fruta convertidas en muebles increíbles
Lo de este diseñador es de nota, pues no sólo recicla con gusto, sino que lo hace de forma práctica y su resultado es tan sorprendente que parece mentira.

De auténtico espectáculo para la vista calificaría los prácticos y decorativos muebles que Henry Baumann ha conseguido hacer a partir de unas simples y prosáicas cajas de frutas.

Él mismo explica que consigue su materia prima en los mercados callejeros, donde es fácil encontrar cajas de frutas y verduras a montones, que los vendedores desechan, por lo que le salen completamente gratuitas.

Una decoración única

Una vez conseguidas las cajas, lógicamente, viene lo realmente difícil, sobre todo si aspiramos a hacer algo que esté a la altura de lo que este artista es capaz de lograr.

Desde el primer golpe de vista, uno queda boquiabierto admirando sus creaciones, pura filigrana. Pero, al mismo tiempo, su obra demuestra hasta qué punto dan de sí las tablitas de madera que componen cada una de las cajas.

Cajas de fruta convertidas en muebles increíbles
En concreto, el banquito, mesa o taburete y lámpara que vemos en las fotos se ha fabricado demontando un total de 130 cajas de fresas y dándoles una nueva vida. Sus resultados son inimaginables, toda una tentación para decorar cualquier espacio de la casa o, por ejemplo, de un pub que busque estilo. También sería impresionante verlo en un escaparate como attrezzo, junto a maniquíes o, simplemente, para su venta.

Henry Baumman expuso ésta y otras maravillas salidas de su ingenio en la Semana del Diseño Holandés que acogió la ciudad de Eindhoven el pasado mes de octubre. Sus propuestas, como era de esperar, dejaron anonadado al público por su perfecto equilibrio entre reciclaje, arte y funcionalidad. La colección que vemos en estas imágenes se mostraron como un conjunto, bajo el curioso nombre de 130 cajas de fresa.