Cinco ideas para reciclar relojes de pulsera

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Reciclar relojes
El reciclaje de relojes de pulsera puede parecer un asunto complicado, y de hecho así es, al menos a priori. Sin embargo, poniéndole ganas los resultados serán tan sorprendentes que muy probablemente valdrán mucho la pena.

Las posibilidades son tantas como nosotros queramos. Es lo que tiene el reciclaje creativo, se trata de una invitación a echar a volar la imaginación. Por lo tanto, es el momento de hacer un alarde de creatividad, quizá observando primero lo que otros ya han hecho.

Cinco sencillos trucos

En este post te ayudamos a encontrar inspiración a partir de estas cinco ideas para reutilizar o hacer reciclaje práctico y decorativo con los relojes de pulsera:

1. Un nuevo brazalete: Si el reloj aún funciona y el problem alo encontramos en la correa, cambiarla será la solución. Además de hacerlo de forma convencional, es decir, buscando una que le ajuste en relojerías u otras tiendas, podemos optar por dar salida a retales y otras correas que tengamos por casa.

Entre otras opciones, consideremos poder acoplar un retal con un bonito estampado cortándolo a la medida, y que podemos ajustar con un velcro, o un fular de seda de un llamativo color. O todo lo contrario, busquemos un color discreto, de un color neutro que combine con todo.

También será estupendo encontrar una tela con un fino floreado. El buen gusto es el que mejor nos orientará al respecto. Lo importante es volver a ponerlo en circulación, y no olvidemos estirar la ruedecita lateral cuando no lo utilicemos para aumentar su durabilidad.

2. Cuantos más, mejor: Si hemos acumulado una buena cantidad de relojes es hora de vaciar el cajón y darles una nueva vida. Esta segunda sugerencia consiste en pegarlos sobre una superficie cualquiera, a modo de mosaico, si lo preferimos quitando las correas e idealmente si están estropeados.

Aunque es una manualidad que requiere muchos relojes y no menos paciencia, podemos hacer auténticas virguerías. Entre otros ejemplos, sería genial forrar un jarrón bajito con formas redondeadas o cualquier otro objeto o superficie.

3. Broches originales: Como puede verse en la siguiente imagen, será fácil hacer un broche tirando de un concepto que está muy de moda, y que podemos llamar relojes “deconstruidos”, tal y como se dice en el argot culinario.

Reciclaje reloj
La clave, básicamente, consiste en aprovechar las piezas de relojes más bien antiguos, colocándolas una junto a la otra, superponiéndolas sobre una base que es la misma estructura del broche. Por supuesto, no podríamos hacerlo con un reloj digital, aunque encontrar una versión para ellos solo sería cuestión de magín.

4. Pendientes o bolgantes:Dejar el corazón del reloj desnudo permite contemplar el encanto de su maquinaria y, como puede verse en la imagen que abre el post, convertirlo en un colgante es tan sencillo como acoplarle una cadena.

Tenemos la opción de aprovechar bisutería rota para así completarla o también adquirir la cadena o el enganche en tiendas. Hoy es fácil encontrar este tipo de artículos tanto online como en comercios físicos, con lo que nos será mucho más fácil.

5. Yendo a lo práctico: Cuando un reloj de usa poco por cualquier motivo, y también en el caso de que la correa se haya roto, será fácil darle una segunda vida cambiando su funcionalidad.

Por ejemplo, añadamos una correa elástica introduciendo una banda flexible de tejido fácil de colocar dando varias vueltas a la muñeca. Ahora nos servirá a las mil maravillas como reloj para practicar algún deporte. O, por ejemplo, añadámosle un lazo o una cadena o coloquémoslo en un llavero que no sufra mucho trajín y tendremos un reloj de bolsillo la mar de práctico. ¿Y qué tal añadirle un imán y pegarlo a la nevera o a cualquier otra superficie metálica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *