Cisternas flexibles que recogen el agua de lluvia
Aprovechar el agua de lluvia puede hacer una gran diferencia a la hora de utilizarla para los más distintos usos, si bien se necesitan artilugios óptimos para un almacenaje importante, como pudea serlo una cisterna flexible.

Su conveniencia en lugar de los típicos barriles de agua obedece a la evidencia de la menor capacidad de éstos, pues no bastan para regar un huerto, un jardín ni, por supuesto, para renovar el agua de un pequeño estanque o apagar un incendio, pongamos por caso.


Citerneo Tours ha desarrollado cisternas de este tipo en distintos tamaños, realizadas con material reciclable y diseñadas para durar frente a las condiciones climatológicas adversas de sol, tempestades y otros factores de la intemperie que aceleran su desgaste.

Muy distintos usos

Su uso está aconsejado tanto para lugares húmedos como secos, donde llueve de forma torrencial sólo en algunas temporadas del año y se dirige tanto a agricultores como a particulares interesados en aprovechar el agua de lluvia para alimentar grifos, regar el jardín o, por ejemplo, lavar el coche.

Cisternas flexibles que recogen el agua de lluvia
Su instalación y funcionamiento son sencillos y básicamente se basan en la recogida y recuperación posterior del agua de lluvia, sin más complicaciones. Sus tamaños oscilan entre 1 y 500 metros cúbicos de agua para así poder responder a las diferentes necesidades, lo que exige su análisis antes de utilizarse en algunos casos.

Además de almacenar agua de lluvia permite, lógicamente, almacenar agua procedente de cualquier otro lugar, desde agua residual purificada hasta agua potable que se desee guardar por cualquier razón. Se trata, en fin, de una solución verde para el ahorro de un recurso escaso como es el agua al tiempo que brinda la posibilidad de utilizar el agua de lluvia, de gran pureza en muchos casos.