Cómo hacer terrarios con envases de vidrio reciclado
Una buena alternativa a reciclar el vidrio en los contenedores verdes es regalarnos un oasis de vida dentro de un envase de cristal inservible. Son los llamados terrarios, y fabricarlos es tan sencillo como seguir los prácticos consejos que encontrarás en este post.

En efecto, un terrario es fácil de hacer, es más, sólo nos llevará unos minutos y, algo también importante, su mantenimiento es mínimo. Sólo necesitamos un frasco de vidrio de un tamaño medio o, en realidad, de cualquier tamaño, y mejor si lleva tapa, tierra para macetas, piedrecitas tipo gravilla o conchas de mar, varias plantas pequeñas y una botella para pulverizar agua.

Una vez tenemos los elementos sobre la mesa, podemos ponernos manos a la obra. Empezaremos por acondicionar el tarro, simplemente limpiándolo y secándolo después. ¿Ya lo tenemos? Pues ahora daremos el primero de los tres pasos que hay que dar para tener listo nuestro flamante terrario, y que consiste en colocar en el fondo las piedras o las conchas de mar elegidas.

Buscar plantas autóctonas

La cantidad equivaldrá a una fina capa, la suficiente para poder hacer su función de drenaje, si bien otra opción es colocar carbón vegetal, también en las mismas proporciones. A continuación, llegó el momento de echar la tierra, la suficiente para que las plantas puedan desarrollarse hacia arriba sin sufrir excesivas apreturas. La clave, en todo caso, es vigilar que las raíces queden cubiertas.

En tercer lugar, incluiremos las plantas. ¿Pero, cuál elegir? En principio, cualquier planta sirve, pero será más fácil su cuidado si elegimos cactus o plantas suculentas. Otras ideas son buscar plantas autóctonas de pequeño tamaño, incluso podemos plantar semillas. Al regar tendremos cuidado con no mojar demasiado las hojas, pues el cristal actúa de lupa y puede quemarlas.