Día de la Tierra 2016: Tres buenas razones para plantar un árbol en tu jardín

Share on Facebook7Tweet about this on Twitter0Share on Google+2

Plantar arbol
Este año, el Día de la Tierra pone el acento en la importancia de los árboles para el equilibrio ambiental y, por lo tanto, también para garantizar la supervivencia de los seres vivos que dependen de ellos para sobrevivir.

Como es bien sabido, entre la infinidad de seres vivos que lo hacen se encuentra el ser humano, a la postre causante de una galopante deforestación en todo el mundo que amenaza con acabar con todos los árboles del planeta. Según un reciente estudio internacional liderado por la Universidad de Yale, al actual ritmo de deforestación acabaremos con ellos en menos de tres siglos, con lo que resulta clave poner el freno y empezar a sumar, en lugar de restar.

Así pues, buscando esa colaboración ciudadana que, granito a granito hace granero, arbolito a arbolito hace bosque, en este post te damos 3 buenas razones por las que plantar un árbol puede ser una eficaz manera de colaborar por un mundo mejor.

Las tres eco-razones

En efecto, plantar un árbol, el rey del mundo vegetal, es apostar por un mañana más verde. Es una idea comúnmente aceptada, pero quizá necesites razones más concretas para ponerte manos a la obra. Sin caer en típicos tópicos que nos animan a hacerlo por aquello de buscar una vida más plena, junto con tener un hijo o escribir un libro, te damos tres razones puramente ambientales para animarte a hacerlo. A ser posible, además, también a cuidarlo y mimarlo para que pronto tengas que mirarlo hacia arriba y con todo el orgullo del mundo:

1. Aire puro, un planeta oxigenado: Plantar un árbol es mejorar la calidad del aire, y también ayudar a reducir nuestra huella de carbono. Por un lado, como productores de oxígeno, los árboles mejoran la calidad del aire que respiramos, y por otro actúan como sumideros de carbono claves para combatir el cambio climático.

Por otra parte, los árboles actúan como grandes filtros a la hora de absorber impurezas que pueden resultar nefastas para la salud. En efecto, teniendo cerca uno o varios árboles estamos manteniendo a raya partículas en suspensión. Sus hojas las captan, evitando que acaben afectándonos, con lo que también se revelan como un remedio natural para preservar la salud y mejorar la calidad del aire en entornos naturales y, cómo no, también en los hogares que se encuentran cerca de ellos.

Arbol jardin
2. Un refugio para flora y fauna: La inmensa mayoría de especies vegetales y animales encuentran en los árboles o en sus alrededores su refugio natural. Un simple árbol ya supone un polo de atracción para la biodiversidad, tan beneficiosa para el equilibrio ambiental y también para la polinización de nuestras plantas, sin olvidar su importante papel en la lucha contra la erosión del suelo. Haremos un gesto ambiental muy importante y nuestro jardín lucirá más hermoso y lleno de vida.

3. Una inversión verde: Son muchas las ventajas que reporta plantar un árbol junto a nuestra vivienda. Siempre, eso sí, haciéndolo a la distancia oportuna, en función de la especie de que se trate para no restarle luz ni sufrir los posibles problemas que conllevan las raíces para poder cultivar otras plantas o romper tuberías subterráneas.

Una vez controlados estos aspectos, un árbol es una inversión a muy distintos niveles. Desde la obtención de alimentos o de una sombra fresca mucho más agradable y natural que la que proporciona un parasol hasta la creación de un ambiente o microclima más habitable, que a su vez atraerá biodiversidad. Igualmente, su colocación estratégica puede atemperar las corrientes de aire y, por otro lado, la sombra puede aprovecharse para plantar a sus pies vegetales comestibles u ornamentales que soporten menos el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *