Pet-Tree, huerto vertical con botellas de plástico PET
Pet-Tree es un nuevo sistema que facilita el cultivo vertical con la ayuda de, como su nombre indica, el uso de botellas de plástico PET de cinco litros. De este modo, con Pet-Tree, no sólo se consigue desarrollar un huerto de una forma sencilla, sino también dar un nuevo uso a desechos de plástico.

El sistema es de fácil montaje y uso y está diseñado para áreas pequeñas y consigue una reducción en la cantidad de agua necesaria para el cultivo, ya que hay una continuidad del ciclo del agua dentro del sistema, eliminando las pérdidas y disminuyendo el precio de la inversión. La idea es que las macetas, hechas con la mitad de una botella de plástico PET, formen una estructura de varios niveles de forma geométrica.

A través del sistema, se reutilizan botellas de plástico, uno de los objetos más dañinos para el medio ambiente. Por otra parte, es una forma de sensibilizar a la sociedad sobre estos problemas. Los otros componentes del sistema, hechos de plástico reciclado, sirven de apoyo a los maceteros.

El apoyo principal está hecho a partir de laminas de 1 milímetro de espesor de acero inoxidable. Pet-Tree permite plantaciones a pequeña o gran escala, pero siempre con el mínimo consumo de recursos y la máxima eficiencia, pues su máximo valor es el uso eficaz de los recursos hídricos. Además, se ahorra tiempo y se puede aumentar el número de plantas en una misma vertical.

El sistema es fácil de montar. Una vez que el producto se instala y se colocan las semillas, el uso y mantenimiento del sistema son muy sencillos. Así, cualquier persona podrá producir sus propias verduras. Pero también sirve para cultivos de mayor tamaño, incluso de modo industrial: Pet-Tree promete un incremento del 175% en la producción comparado con un cultivo tradicional en horizontal.

El innovador sistema de riego elimina la pérdida de agua, pues el sistema realiza un ciclo continuo, dando lugar a un uso más eficaz del agua necesaria. El agua del tanque va hasta las macetas por goteo y, una vez que todos los botes han sido regados, el exceso de agua se recoge en las botellas de PET de la planta baja. Además, también recoge el agua de la lluvia desde una membrana que envuelve el sistema y que sirve como techo.