¿Qué es este contenedor, una casa o una tienda?

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+3

Container boutique 2
Las imágenes dan pistas muy claras si queremos algunas para poder contestar a la pregunta. Basta con un vistazo para entender que se trata de una cuestión de reciclaje creativo, y de cómo a partir de un feo contenedor de transporte podemos tener desde una boutique de moda de lo más cool hasta crear nuestro hogar, dulce hogar.

Se trata de dos proyectos diferentes, que vamos a repasar brevemente, con la intención de ver lo mucho que dan de sí unos simples contenedores. Pasan de ser generadores de huella de carbono, a consecuencia de sus idas y venidas constantes, a echar el ancla y convertirse en interesantes proyectos de reciclaje creativo.

Boutique portátil

Huelga decir que en ninguno de los dos casos son proyectos caseros. Es necesario ser algo más que un simple manitas para lograr estos resultados, pero como inspiración tienen su miga. Con más motivo ahora que buscar moradas o locales baratos y alternativos está tan de moda y, por otro lado, andamos metidos de lleno en esto del mundo globalizado y conectado.

El primer proyecto, que ha convertido un contenedor en una boutique portátil, es un buen ejemplo de las posibilidades de marketing que puede brindar este tipo de creaciones arquitectónicas. En particular, teniendo en cuenta la viralidad que pueda cosechar y lo atractivo que resulta para las redes sociales y su promoción en su propio site, ya sea blog o página web.

Container boutique
En este caso, la creación es de Needs & Wants Studio y, además de colocar una puerta metálica automática, similares a las de las tiendas de las plantas bajas, se ha pintado de blanco y forrado de madera. En el otro extremo, se ha conservado el portón.

Hasta aquí todo parece relativamente sencillo, pero la cosa se complica cuando hay que hacer la ventana. Sea como fuere, no solo se trata de poder utilizarla como tienda o boutique, así como transportarla sin problema. Si se ha diseñado con una gran ventana y sus puertas se abren de par en par es para conseguir el efecto de exposición al aire libre, invitando a los viandantes a echar un vistazo.

Una casa contenedor

El siguiente proyecto tiene un objetivo muy distinto. Más que la exposición, se busca la intimidad, sin renunciar a mantener el contacto con la naturaleza. Si la posibilidad de abrir un pequeño negocio sin tener que pagar un alquiler o comprar un caro local era interesante, ésta no lo es menos. Es más, son perfectamente compatibles.

Container hogar
Quizá idealmente complementarios, si queremos compaginar el emprendimiento con una vivienda barata de tamaño mini. Quizá para empezar, sorteando así las dificultades de los inicios o, por qué no, para empezar de nuevo, sin tener que asumir demasiados gastos.

También son perfectos para llevar una vida más libre, sin ser esclavos de gastos supérfluos, viviendo con lo necesario y centrándonos en lo verdaderamente valioso, lo que de verdad vale la pena. Desde este enfoque, estas construcciones verdes que dan una segunda vida a los contenedores son una estupenda opción.

La versatilidad de los contenedores de transporte permite darles mil y una utilidades e incoporarlos a estructuras variadas. Incluso hay proyectos que superponen varios para realizar varios pisos o que los entierran bajo el suelo. Y, puestos a mejorarlo, los paneles solares fotovoltaicos colocados en el techo son un complemento estupendo.

Lo importante es encontrar la fórmula perfecta, esa que consigue un mínimo impacto ambiental a nivel paisajístico, que nos resulta confortable y se ajusta a presupuesto, ubicándolos en plena naturaleza o, si lo preferimos, rodeándolos de un jardín que proporciona sombra, siguiendo los principios básicos de la arquitectura bioclimática.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *