Un hogar mágico en el bosque (hecho con sus propias manos)

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter3Share on Google+2

casa-de-cristal-en-el-bosque-3
Está apartada del mundo. O, si se prefiere, alejada del mundanal ruido, pero lo cierto es que pocas casas adentradas en plena naturaleza hay tan conocidas. Su originalidad la ha convertido en una casa viral, si se me permite la expresión.

¿Pero, qué tiene de particular esta vivienda? Es insólita por varios motivos, empezando por su apariencia o la locura que supuso construirla, así como por lo que representa para sus moradores, inasequibles al desaliento a la hora de levantarla.

Un maravilloso eco hogar

Además de simbolizar ese deseo de libertad, de liberación y fuga pura y dura de la urbe hacia un entorno natural, en el que realizarse y respirar aire puro, esta casa no era nada. Es decir, se construyó sobre un lugar aleatorio de un espacio que tenían en propiedad por herencia familiar.

¿Qué ocurrió para que dos jóvenes artistas, el fotógrafo Nick Olson y la diseñadora Lilah Horwitz, decidieran emprender tan increíble aventura? Tuvieron un momento revelador, después del cual ya nada fue igual. No se echaron atrás. No se detuvieron, y no cejaron en el empeño hasta llegar a construir este precioso refugio de vidrio reciclado, ubicado en un terreno familiar en West Virginia.

Hasta ese momento, aquel enclave no tenía un significado muy especial. Eso sí, el lugar no tiene desperdicio, pues se encuentra cerca del parque de New River Gorge National River, con lo que se trata de un lugar maravilloso. Sobre todo, lo fue cuando ocurrió algo.

Ellos mismos lo cuentan. Sabemos, por ejemplo, que todo comenzó mientras observaban una puesta de sol, en plan romántico. Ya entonces, quedaron hechizados en aquel lugar mágico, en el que las luciérnagas hacían sus bailes, como si fuesen polvo de estrellas.

En el cielo, los astros brillaban de un modo increíble. Lejos de la ciudad, la polución lumínica no era un problema y mucho menos la atmosférica. Las estrellas en aquel cielo que tanto hablaba en silencio, el aire tan puro…

Se respiraba una paz indescriptible que los atrapó y a partir de aquel momento ya no había marcha atrás. Todo no iba a ser idílico, sin embargo. Fue un camino difícil, pero llegar a la meta mereció bien la pena.

El resultado es el que muestran las imágenes: una casa hecha con sus propias manos por la pareja, casi exclusivamente ensamblando puertas y ventanas de cristal que encontraron aquí y allí.

casa-de-cristal-en-el-bosque-2
Para encontrar el material tuvieron que armarse de valor, y recorrer toda la región. En concreto, el Este de Virginia, para finalmente dar por concluido su trabajo a finales de 2012.

Explican que el proceso de construcción fue una auténtica pesadilla. La complicación vino de su misma idea de partida, pues aprovechar material reciclado es muy interesante a nivel ambiental, estético y económico, pero puede suponer un reto casi imposible.

El “casi” salvó el proyecto, y su sueño finalmente se hizo realidad con mucho esfuerzo y paciencia. A pesar de no ser profesionales de la construcción, lo lograron.

Para ello utilizaron clavos y materiales usados: puertas y ventajas acristaladas o, en el caso del tejado, por ejemplo, el techo de una granja abandonada.

La simple idea de construirla les parecía “aterradora y difícil” y una vez hecha, la miran y no entienden cómo consiguieron hacer tal “locura” porque, entre otras cosas, es “enorme”.

Aunque también explican que hay mucho por hacer para tener una vida algo más confortable, si bien su mentalidad y estilo de vida no les hace echarlo de menos. Decidieron dejar sus trabajos en la ciudad, y ahora llevan una vida completamente distinta.

“La casa es toda una experiencia por la noche. Las luciérnagas comienzan en el suelo y se unen a las estrellas allá arriba.”, explica Olson. Durante el día, cocinar al aire libre es lo habitual, así como ducharse en una cascada cercana a la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *