Vivir en una casa-árbol


Turismo ecológico mientras se disfruta plenamente de la naturaleza es lo que proponen en Finca Bellavista. O, si se prefiere, un cambio radical en el modo de vida. Al más puro estilo de la película Avatar. Ser dueño de una casa situada en la copa de un árbol. Alrededor de la colonia de las casas-árbol, discurre el río Bellavista y todo un lugar de impresionante belleza, con una explosión de vida que impresiona.

Finca Bellavista se encuentra en Costa Rica, lejos de rutas transitadas. Se ofrece una estancia confortable y rústica. No es turismo de lujo, es turismo para disfrutar de la naturaleza, con todas sus ventajas e inconvenientes. Cerca, familias indígenas y granjeros trabajadores. El pueblo más cercano (sin bares ni tiendas de suovenirs) se encuentra a dos kilómetros y medio.

SEGUIR LEYENDO “Vivir en una casa-árbol”

Casas que disminuyen la contaminación


La empresa española Ceracasa ha creado un material basado en la cerámica que capta gases nocivos de la atmósfera, como son que provienen de la contaminación provocada por el tráfico. Así, no sólo se usa un material más ecológico para la construcción de edificios, sino que también se ayuda a disminuir el nivel de contaminación en el ambiente de las ciudades.

El material ha sido bautizado como Bionictile y tiene la capacidad de destruir los perjudiciales óxidos de nitrógeno (NOx) que hay en el aire. Este tipo de gases son producidos por la combustión que se produce en los coches que funcionan con derivados del petróleo y en muchas industrias.

SEGUIR LEYENDO “Casas que disminuyen la contaminación”

Premio a la arquitectura sostenible


En la web del estudio de arquitectura SaAS (Sabaté y Asociados) se puede leer el propósito final de su trabajo: “Buscamos la síntesis entre calidad arquitectónica, eficiencia ambiental y responsabilidad social”. Por ello, han recibido uno de los premios Acció 21 que concede el Ayuntamiento de Barcelona y que están organizados por el Consejo Municipal de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

En concreto, el Ayuntamiento de Barcelona ha premiado la iniciativa Low Impact Mediterranean Architecture (LIMA), una iniciativa que agrupa un consorcio de unas cuarentena de empresas y organizaciones relacionadas con el sector de la construcción y la arquitectura cuyo principal objetivo consiste en demostrar que es posible una drástica reducción del impacto ambiental relacionado con todo el ciclo de vida de un edificio y, al mismo tiempo, es viable económicamente.

SEGUIR LEYENDO “Premio a la arquitectura sostenible”

Agricultura vertical


Las ciudades crecen hacia lo alto. Los rascacielos son parte del paisaje de casi todas las ciudades del mundo, del norte y del sur, en países pobres y ricos. Pero los edificios no son los únicos que pueden aprovechar todo ese espacio libre. Ya conocemos los jardines verticales que se pueden ver en algunas fachadas, pero ¿por qué no hacer que estos jardines produzcan, por qué no hacer una agricultura vertical? Imaginad todas las verduras y hortalizas que se podrían cultivar en las fachadas de los rascacielos.

La agricultura vertical se calificó como uno de los mejores inventos de 2009. Puede producir hasta veinte veces el volumen normal de los cultivos convencionales. Además, tiene otras ventajas. Las plantas se colocan unas sobre otras en rotación, lo que ahorra agua energía y espacio.

SEGUIR LEYENDO “Agricultura vertical”

Apartamentos y barrios racionales y sostenibles


SHE (Sustainable Housing in Europe) es un proyecto financiado por la Comisión Europea dentro del 5º Programa Marco para la Investigación y el Desarrollo, que pretende demostrar la viabilidad real de las viviendas sostenibles mediante cuatro proyectos piloto en otros tantos países diferentes, Dinamarca, Francia, Italia y Portugal.

En el proyecto que se desarrolla en Dinamarca, en la localidad de Aarhus, cincuenta personas pueden disfrutar de unos apartamentos revolucionarios que consumen energía de una forma racional y sostenible. Por ejemplo, con un efectivo aislamiento en el exterior, se consigue una confortable calidez en el interior. Y, por supuesto, también se ahorra dinero: la factura de la calefacción pasa de 200 euros al mes a 50, cuando el invierno es muy frío, como lo está siendo el de este año.

SEGUIR LEYENDO “Apartamentos y barrios racionales y sostenibles”