Cinco tipos de abonos orgánicos para tu jardín o huerto

Abono organico
Llamamos abono orgánico a aquel que proviene de residuos orgánicos o naturales. Aunque hay muchos tipos, básicamente son un fertilizante natural que podemos utilizar para enriquecer la tierra de nuestro jardín o huerto de un modo fácil y casi gratis, ya sea haciéndolos o comprándolos.

Los abonos orgánicos son una gran solución para reponer la materia orgánica del suelo sin recurrir a los típicos abonos químicos, pero en algunas ocasiones pueden convertirse en un peligro por falta de salubridad. De hecho, algunos abonos que no están debidamente tratados resultan peligrosos porque son fuente de patógenos.

Como vuelta a los orígenes, a métodos de abono ancestrales, representa una forma interesante de cultivar alimentos o plantas ornamentales cuidando el entorno y nuestra salud. Si bien son tendencia y parecen lo último de lo último, como ocurre con todo lo ecológico, en realidad se vienen utilizando desde la noche de los tiempos.

Se basan en el concepto de Naturaleza como inagotable fuente de vida, que recicla materia orgánica para volver a crearla enriqueciendo la tierra, de la que las plantas chupan nutrientes. Es por ello que también es importante saber elegir los más idóneos en cada caso, según las condiciones del suelo.

Semillero

5 tipos de abonos

El uso de uno u otro tipo de abono dependerá de muchos factores, como un acceso más fácil o difícil, qué duda cabe, si bien idealmente deberíamos analizar la composición de la tierra para conocer cuáles son sus carencias y, por lo tanto, aquello que precisa. Entre los abonos más habituales encontramos los siguientes cinco tipos de abono:

1. Compostaje: El compost es el abono vegetal obtenido a través de la descomposición de restos organicos. Cuando el compost se hace aprovechando el proceso digestivo de las lombrices se le conoce con el nombre de humus de lombriz. Ambos tipos de compost podemos hacerlos en casa a distintas escalas, bien con con un compostador o con un vermicompostador.

2. Turba: Las turberas son lugares donde se acumulan y fosilizan residuos vegetales. De ellas se extrae la turba, que sufre un proceso de formación que dura siglos. Su composición dependerá de las características de cada turbera. Existen distintos tipos de turba (rubia, parda y negra) y su nivel de carbono depende del color, yendo en aumento cuanto más oscura es la tonalidad. Su composición es una mezcla de agua, materia orgánica y ceniza.

3. Estiércol: Son excrementos fermentados de animales, ricos en nitrógeno, a diferencia de las cenizas aplicadas directamente, que carecen de él por completo. Si optamos por este tipo de abono, el comercializado está controlado, es inodoro y está controlado a nivel sanitario, sin perder propiedades.

4. Cultivos de cobertura: También se le conoce como «abono verde» y consiste en enterrar plantas cultivadas para este fin, con el objetivo de enriquecer la tierra de un modo fácil y muy efectivo, sobre todo para recuperar la calidad de las tierras que han sufrido erosión o han sido sometidas a los agresivos tratamientos de la agricultura convencional.

5. Guano: El guano procede de las deyecciones de las aves marinas, murciélagos y focas y se utiliza mucho para estimular el crecimiento y la floración. En el mercado encontraremos distintas variedades, por ejemplo como ingrediente de fertilizantes líquidos, en forma de varitas o granulado. Su gran poder fertilizante obedece a su alto contenido en nitrógeno, fosforo y potasio. Por su origen natural y su efectividad se utiliza mucho en la agricultura ecológica, aunque también tuvo un papel clave en los comienzos de la agricultura intensiva. Actualmente, podemos encontrar también guano artificial y, entre los naturales, tiene una gran demanda el guano peruano.

14 comentarios

  1. Hola a todos y todas.
    Muy agradecido por todos los correos recibidos de muy alto valor ambiental y de salud, me interesa saber que tiempo se lleva la degradación de los residuos de hortalizas y frutas para convertirse en abono, y que debo hacer para lograrlo?
    Muchas gracias
    Javier de México

  2. Hola Juan,
    Curiosa pregunta, lamento no poder contestarte, pero no veo por qué no podría servir. Cuando conozcas la respuesta infórmanos a través de estos comentarios, sería interesante. Un saludo y gracias por comentar : )

  3. que bien los felicito…por tan importante información….la estamos compartiendo para aprovecharla con los huertos escolares en tinaquillo-cojedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *