Helsinki: ¿La primera ciudad del mundo sin coches?

Helsinki es una ciudad de contrastes. Los azules de su amplia zona costera contrastan con el verde de sus increíbles parques urbanos. Sin embargo, pese a ser una ciudad de tamaño medio y con un excelente transporte público, no se libra de sufrir el problema de la congestión del tráfico rodado.

Armas no les faltan para combatirlo. Y no precisamente por su red de tranvías, que es mucho más que movilidad sostenible. Con su parsimoniosa marcha, son un atractivo turístico con un punto nostálgico que también utilizan sus habitantes para ir de un lado a otro. Tampoco me refiero a su amplia flota de autobuses, sino a sus innovadores minibuses que, en plan futurista, y sacando el máximo partido del fenómeno del Big Data, miran al futuro con el Kutsuplus, un servicio de minibús que ajusta sus recorridos a las demandas hechas a través del smartphone.

Lanzado hace un año, permite a los pasajeros introducir los datos de su lugar de entrada y salida o llegada a destino desde el teléfono, para un servicio personalizado más barato que coger el coche y sólo un poco más caro que el transporter público. Pero, sobre todo, ha sido el origen de un plan revolucionario de movilidad urbana que la ciudad pretende implantar en 2025.

Pedir el bus desde el smartphone

En Kutsuplus, en efecto, ha sido sólo el principio. Lanzado hace un año, se trata de un sistema de bajo costo, flexible, eco-amigable y, sobre todo, necesario en una ciudad castigada por los atascos, que ya estaba buscando soluciones novedosas, y que que permite a los pasajeros incluir el inicio y final desde el mismo teléfono.

A partir de él, llegaron las ideas, las grandes ideas. Aprovechando el ya omnipresente Internet de las cosas, se ha diseñado un plan de movilidad sostenible que, a través de una aplicació móvil centralice el abanico de posibildiades que brindarà el transporte público -coche sin conductor, bici, ferry, taxi motorizado o a pedales, bus- al ciudadano para que éste pueda elegir el que más le convenga o una combinación de ellos para llegar a su destino.

Transporte publico en Helsinki 2Hay que reconocer que la idea es genial. Básicamente, el sistema reagrupa las demandas y calcula el itinerario óptimo para cada uno de ellas con la ventaja de ofrecer las ventajas del coche a un precio asequible, ligeramente superior a un clásico trayecto en bus y ahorrando también emisiones.

Es decir, se quiere acabar de un plumazo con la congestión del tráfico y con la polución atmosférica convirtiendo el transporte público en un sistema lo suficientemente atractivo para que tener coche sea innecesario y, con el tiempo, incluso algo totalmente obsoleto.

El sistema tiene la virtud de poner las cosas fáciles al usuario para solucionar sus problemas de movilidad de forma planificada, ofreciendo un abanico de soluciones que se adapten a sus necesidades a un coste bajo, que conviertan el coche en una alternativa cara sin contrapartida. El sistema conseguirá que, a partir de una aplicación única que también centraliza los pagos. O, lo que es lo mismo, el pago vía teléfono móvil también evita tener que comprar billetes en el bus, o andar buscando dónde adquirir los bonos de transporte.

El proyecto se prevé para 2025 y, de salir bien, la capital finlandesa será pionera en lograr que el coche sea innecesario mas allá de un anecdótico primer periodo de pruebas, y todo gracias a una prueba piloto de transporte urbano a demanda desde el smpartphone.

Actualmente el reto es hacer que sea eficaz para todos, incluyendo las zonas más periféricas. Si no se dan prisa, quizá les copien la idea y otros la implanten primero, lo que sería un triunfo más. Porque, además, ya se sabe, el Big Data no se detiene…

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.