Ideas para reciclar las anillas de latas de refrescos

Reciclaje anillas de lata
Las anilas de las latas de refresco son un filón para el reciclaje creativo, y de hecho se hacen verdaderas maravillas que requieren mucha paciencia y talento: desde bisutería hasta lámparas o distintos elementos decorativos que sorprenden por su originalidad.

Si queremos dar una segunda vida a una, algunas o un buen puñado de estas anillas, simplemente dejémonos llevar por la imaginación y lancémonos a la aventura del reciclaje. No siempre es necesario tener grandes habilidades para conseguir resultados fantásticos.

Manualidades divertidas

En efecto, las buenas ideas, el ingenio, en suma, puede suplir la especialización o las habilidades artísticas, y además hacerlo con nota. En el caso de las anillas de latas de refrescos, sólo con tener una ya puedes realizar un proyecto, si bien aquellos en los que se utilizan desde unas cuantas anillas hasta una gran cantidad de ellas dan mucho más juego.

Aún así, con una sola anilla puedes hacer una manualidad la mar de divertida, convirtiéndola en un muñeco imaginado o un personaje de tu elección, ya sea una matrioska. Para conseguirlo, juega con los dos orificios y su forma, convirtiéndolos en cara y cuerpo, en un sentido o en otro, tanto se da. Para ello, los rellenaremos con materiales u objetos que nos inspiren, como botones, retales…

Se trata de un trabajo en miniatura que, por lo tanto, requiere ser meticuloso y detallista, pero que también resulta muy entretenido. O, por ejemplo, luego podemos transformarla en un colgante o montar un llavero, en ambos casos sumando otros materiales, como cuerdas, cintas de raso o, por ejemplo, gomas.

Bisutería y decoración

Si reunimos unas cuantas o, mejor, muchas, muchísimas anillas, lógicamente, las posibilidades son mucho mayores, pero también lo será el trabajo que conlleva culminar con éxito el proyecto, ya que por lo general se requiere destreza y mucha paciencia.

Matrioskas reciclaje creativo
Unir las anillas de forma invisible consigue resultados muy atractivos, por ejemplo con hilo de caña de pescar, pero cuidado con hacer collares o pulseras con este material, pues su resistencia podría llegar a cortarte. En otros casos, por ejemplo para hacer bolsos, cosiéndolas en hilera sobre una bolsa de tela, -sobreponiéndolas para crear un efecto de escamas-, conseguiremos el mismo efecto de unión invisible.

Si queremos hacer una manualidad sencilla y vistosa, optemos por las pulseras que intercalan las anillas a lo largo de una cinta de raso o de cualquier otro material, y el mismo procedimiento sirve para hacer anillos. Además, pintarlas y crear palabras es otra opción interesante. Serán más legibles, sobre todo cuando el fondo sea oscuro, a ser posible negro (una pared, una puerta, una caja, una cartulina…).

Reciclaje creativo para hacer pulseras con anillas de lata
Saber hacer ganchillo es una gran ventaja a la hora de aprovechar las anillas de latas. Aunque los proyectos son muy diversos y coloridos, -desde un cinturón hasta una bolsa o bolso, una pulsera o turbante, etc.-, todos ellos se llevan a cabo a partir de una misma idea, que básicamente consiste en tejer alrededor de ellas para darle unidad y la forma deseada. Las posibilidades son infinitas: flores, bolsos, cinturones, pulseras, pendientes, collares, sombreros, fundas para las gafas, tapetes, adornos para el árbol de navidad, para colgar en la pared, o divertidos broches.

También se logran resultados muy originales simplemente amontonándolas y dándoles forma de corazón, de estrella o distintas formas geométricas, pongamos por caso. Lo más importante es dar con el modo de lograr que no pierdan su forma, por ejemplo con unas gotitas de pegamento y, todavía mejor, colocándolas sobre una superficie plana horizontal, como una mesa. Si unimos media docena en forma de estrella y las colocamos sobre cinta adhesiva por el reverso lograremos fijarlas fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *