¿Qué es el graffiti ecológico?

Graffiti ecologico con figura de mujer
Como la propia expresión indica, el graffiti ecológico representa la cara eco-amigable del graffiti, y va mucho más allá del impacto ambiental de las pinturas o aerosoles empleados. Al margen de la huella de carbono que impliquen, el graffiti ecológico transmite un mensaje verde de forma implícita o explícita, por lo que no sólo consiste en crear estas típicas pintadas callejeras contaminando menos.

En realidad, el concepto tiene poco que ver con el uso o no de aerosoles, si bien esta versión eco no los utiliza, sustituyéndolos por una serie de técnicas que todos tenemos al alcance de la mano. Tan es así que sólo con extender un dedo y hallar una superficie adecuada podemos practicarlo, y muy probablemente ya lo habremos hecho, incluso más de una vez.

Impresión en limpio

Sin ir más lejos, bastará con eliminar el polvo con la punta del dedo en una superficie sucia, como el cristal de una ventana o en los mismos cristales del coche. De hecho, también se le llama «impresión en limpio», pues aprovecha la suciedad como un lienzo a la inversa, en el que se va quitando esa mugre de un modo ingenioso, artístico o simplemente escribiendo una palabra o frase.

Graffiti ecologico con productos de limpieza
Pero sólo limpiando puedes hacerlo, sino también haciendo crecer vida (utilizando musgo, normalmente) en las paredes o en cualquier otra superficie donde se desee practicar este arte urbano. En esta modalidad, el componente hip hop que se encuentra en los orígenes del graffiti se suma al espíritu de la gerrilla gardening, logrando resultados espectaculares que se mantienen humedeciéndolos semanalmente para que no se sequen.

Pintar con musgo: Moss Graffiti

Esos graffitis maravillosos que utilizan musgo forman parte de un movimiento conocido como Moss Graffiti, diseños hechos con pinturas de musgo que son un soplo de aire fresco en la urbe, al tiempo que evitan la polución que supone el tradicional grafitti. En suma, lucen como jardines verticales, juegan con la sorpresa y, aunque sólo sea mínimamente, sacian el hambre urbano de Naturaleza.

Grafiti ecologico con figura de conejo
No sólo son jardines verticales, en realidad, pues la creación de grafitis ecológicos puede invadir cualquier superficie, vertical u horizontal, como las aceras, muros, paredes y demás espacios públicos o privados, tanto en las calles como en interiores. A menudo se hacen en la clandestinidad, rozando la ilegalidad o, sin más, pasando esa línea de lo permitido de un modo intencionado e irreverente.

En otras ocasiones, la rebeldía se institucionaliza, como ocurre con el graffiti ecológico por encargo, que desarrollan artistas callejeros dentro de campañas publicitarias, como ejemplifica la preciosa obra del inglés Paul “Moose” Curtis que utiliza la impresión en frío para decorar las paredes del túnel Broadway de San Francisco. Su proyecto, “The Reverse Graffiti Project”, es una iniciativa de Green Works, una empresa de productos de limpieza ecológicos.

Graffiti ecologico configura de animal
Tanto la versión de impresión en limpio como la del Moss Graffiti, tienen la gran ventaja de no resultar tan intrusivos como el graffiti convencional. Su mayor aceptación social ha despertado el interés de un sinfín de empresas como Domino’s Pizza, Microsoft o Smirnoff, que apuestan por esta forma de hacer arte urbano para hacer innnovadoras campañas publicitarias que han tenido un gran impacto, en parte también aprovechando que lo ecológico es tendencia, así como la fuerza viral de los resultados.

Sin embargo, este tipo de iniciativas desnaturalizan la esencia del graffiti y de la reivindicación desde fuera del sistema, lo que no significa que sigan conviviendo tanto los trabajos personalísimos de artistas independientes con este tipo de campañas mediáticas, a golpe de chequera. Nunca tendrán el mismo encanto ni la autenticidad de aquellos, pero serán hermosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *