Retrete que no usa agua y produce energía


Ahora que ha comenzado la temporada de festivales de música y que muchos pretenden ser sostenibles, he aquí una idea para los organizadores de dichos eventos (y para muchos otros lugares). Un inodoro portátil que, además, produce energía. El sistema ha sido bautizado como Loowatt y representa un cambio radical en el sector de los baños portátiles.

El sistema Loowatt no usa agua, por lo que es sostenible en cuanto a los recursos hídricos, no usa productos químicos, por lo que no daña el medio ambiente, y logra que no se produzcan olores. Por si todo lo anterior fuera poco, usa los desechos que se vierten para producir energía.

Ante el aumento de población en todo el planeta y la falta de recursos hídricos, no es muy conveniente para el medio ambiente y la sostenibilidad usar agua para limpiar el retrete cada vez que se usa. Claro que tampoco es cuestión de aguantar los malos olores, sin olvidar la parte higiénica del asunto.

La diseñadora industrial Virginia Gardiner es la responsable de este invento, fácil de usar y que aprovecha los desechos para producir energía. El Loowatt cuenta con revestimiento de aluminio ligero que está recubierto por una película de polímero que dura unos ocho días. Cuando el deposito se llena, la parte superior del retrete se retira y los desechos humanos quedan sellados en la parte inferior del recipiente.

Con este método, se van creando unos paquetes con los desechos y las películas de polímeros biodegradables. Estos paquetes de excrementos se pueden llevar a un procesador anaeróbico para producir metano. Se usa para el tratamiento de los excrementos, al tiempo que se puede generar energía, con lo que se ahorra dinero. Con uno de estos depósitos de creación de biogás se puede, por ejemplo, alimentar la calefacción de un edificio, cocinar o generar electricidad.

El sistema es fácil de instalar, de mantener y de operar, así que se puede instalar en lugares remotos donde no llega el cableado eléctrico. O en festivales de música para aprovechar toda esa energía de los jóvenes para iluminar los escenarios. También se puede usar en cámpings y en otros lugares. De momento, se va a instalar, como prueba, durante tres meses en un jardín de la ciudad de Londres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *