Cómo hacer aceite CBD casero

aceite-cbd
El aceite de CBD se está convirtiendo en el producto de moda. Sus cualidades han demostrado que es capaz de ayudar a las personas que padecen dolores articulares, dolores musculares, trastornos del sueño o incluso estrés. Es un fuerte neuroprotector, analgésico, anfiinflamatorio, antioxidante, ansiolítico, inmunomodulador y otras muchas cosas positivas más que han hecho que, por mérito propio, tenga cada vez más miradas encima suya.

Afortunadamente, la compra directa no es el único método de hacerse con él. Hay quienes prefieren darle a lo que usan en casa un toque artesanal o que, simplemente, prefieren ahorrar dinero haciendo las cosas por su cuenta, y eso nos lleva a la posibilidad de hacer aceite de CBD casero. Sí, es totalmente posible y aquí te vamos a explicar qué necesitas y qué pasos debes seguir para conseguirlo.

Hacer aceite de CBD casero – Ingredientes y pasos a seguir

Para poder hacer aceite de CBD en casa, vas a necesitar ingredientes y también cierto equipo, aunque es algo que se suele tener en todas las cases. Tendrás que contar con una olla a presión o un horno para calentar la mezcla. Además de eso, es conveniente tener también algo que sirva para triturar, una camiseta vieja o algún tejido que pueda hacer las veces de filtro, un termómetro para controlar temperaturas y un recipiente de vidrio para almacenar el aceite. Es importante que este recipiente esté completamente limpio y no tenga ni una sola partícula de suciedad en su interior.

Después, necesitas los ingredientes como tales. Aunque estos son muy sencillos porque, prácticamente, solo necesitas algún aceite vegetal (el más habitual es el aceite de oliva, pero también se pueden usar aceite de aguacate, aceite MCT o aceite de coco) o un alcohol de más del 40% de concentración de etanol y una fuente que tenga el CBD. Para esto último, recomendamos usar directamente un cogollo CBD al que tratar para elaborar el aceite.

aceite-cbd
Cabe mencionar que no existe un único tipo de cogollo de cannabis CBD, como tampoco hay una única planta de cáñamo. Existen cogollos como el Ice Rock, Gold Rock, Lemon Diesel, Cheese o incluso Glue Gorilla. Escoger unos u otros influirá en el sabor y en parte de la textura del aceite, por lo que es una decisión que queda al gusto de la persona que lo vaya a elaborar. Por otro lado, también cabe la posibilidad de usar directamente una planta tras cultivarla, aunque eso alarga considerablemente el proceso.

Con los ingredientes y los materiales ya preparados, ahora solo queda ponerse manos a la obra. Vamos a ver qué pasos se deben seguir para hacer aceite de CBD casero. Puede ser ideal para su uso a la hora de frenar dolores o inflamaciones, así que es más que recomendable animarse a probarlo.

Cómo hacer el aceite paso a paso

En primer lugar, hay que coger los cogollos de CBD y triturarlos al máximo. Después, llena el recipiente de cristal con ellos. No importa la cantidad que hayas escogido, porque al final el resultado lo determinará la proporción de aceite o el líquido escogido para generar la mezcla. Nuestra recomendación es que no lo llenes hasta arriba de cogollo triturado porque, de lo contrario, te será imposible verter el líquido en el interior sin que todo se desborde y te acabe dando malos resultados.

Hecho lo anterior, recomendamos usar sobre todo aceite de oliva virgen extra, es la opción más saludable. Lo único que tienes que hacer es verter en el recipiente con los cogollos triturados hasta que queden completamente cubiertos. No es necesario que el líquido sobresalga mucho por encima de ellos, la clave es que queden empapados y haya un pequeño margen con el filo del aceite. Acto seguido, tendrás que poner el recipiente a calentar al baño maría durante dos horas, o al menos a 100 grados centígrados.

Cuando haya pasado ese tiempo a esa temperatura, guarda el recipiente a oscuras durante tres días. Es aconsejable que lo abras y remuevas su interior unas 2 ó 3 veces al día para que todo el conjunto se vaya mezclando bien y las partes no se asienten separadas. Cuando haya pasado este plazo, lo único que falta por hacer es coger otro recipiente de cristal, a ser posible esterilizado, y echar el líquido en su interior usando un filtro que, como hemos dicho antes, puede ser un tejido. Recomendamos no usar coladores de metal, porque pueden empobrecer el resultado.
 
Hecho esto, ya tienes tu aceite de CBD casero. Es recomendable contar siempre con el asesoramiento de un especialista en medicina o incluso en nutrición para saber cuáles son las dosis más adecuadas a la hora de tomar este aceite, aunque lo habitual es no superar las 5-6 gotas diarias. Los resultados se notan rápidamente, sobre todo en caso de padecer cefaleas o dolores musculares de diversa índole.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.