App para prevenir el despilfarro de comida

Share on Facebook3Tweet about this on Twitter5Share on Google+0

Comida en la basura
Sumergidos como estamos en esta vorágine digital que nos mantiene todo el día conectados, lo suyo es conocer y utilizar aplicaciones de muy distintos tipos que nos hagan la vida más sencilla. En este caso, ponemos el foco en una aplicación que ayuda a la sostenibilidad, concretamente a evitar el despilfarro de comida.

Bautizada con el nombre de “Nice to eat you” (nicetoeatyou.es), su objetivo es bien elocuente. La divertida frase nos sirve de pista para saber que, en efecto, se trata de una aplicación contra el desperdicio alimentario, orientada tanto al ahorro de dinero como al cuidado del planeta.

Publicación de excedentes en la app

Aunque su título es en inglés, está orientada a lo local. Según se puede leer en la página web de la app, se trata de la primera aplicación móvil en España “capaz de reducir el desperdicio de alimentos” mediante el “contacto entre consumidores y comercios”.

El funcionamiento es el siguiente: la app canaliza los productos o platos que se quieran vender gracias a la publicación que realiza el comerciante. Tras colgar la oferta en la app, solo hay que esperar a que algún comprador se muestre “encantado de comerlo”, con lo que hará un pedido.

Haber hecho el pedido significa que el plato está reservado, con lo que no se desperdicia. Finalmente, se acepta la reserva y se prepara el pedido, dejándolo listo para tomar en el local o, si se prefiere, para llevar. De este modo, excedentes de alimentación listos para su consumo encuentran una salida sin tener que acabar en el cubo de la basura. Básicamente, todos salen ganando: comprador, vendedor y el planeta. Nada mal, teniendo en cuenta que en España se tiran más de 7 millones de toneladas de comida al año.

Pero como nada es perfecto, lo suyo sería no utilizar demasiado envase cuando se prepara para llevar ni aumentar nuestra huella ecológica recorriendo media ciudad para llegar hasta el restaurante, pudiendo comer en casa alimentos locales, idealmente orgánicos. Nada que no se pueda solucionar, haciendo los cambios oportunos a nivel tecnológico (geolocalización que incluya distancias cortas) y/o de mentalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *