Cuatro falsos mitos sobre el desperdicio de alimentos

Contenedor basura
Evitar el desperdicio de alimentos es una cuestión sobre la que todo el mundo está de acuerdo. Sin embargo, pasar a la acción es mucho más complicado. Bien por simple comodidad o por falta de información, en numerosas ocasiones no se hace lo necesario.

Contra la falta de ganas poco remedio hay, aunque también es cierto que la concienciación ayuda a entender la necesidad y urgencia de dejar a un lado la pereza.

En este post vamos a aclarar algunas falsas creencias para que tener una actitud responsable, al menos, se traduzca en un resultado efectivo. A su vez, nos ayudará a aclarar sus dudas a otras personas de nuestro entorno que, probablemente, también estén confundidas en torno a determinados temas.

Sobre todo, la importancia de contar con una información correcta nos evitará hacer esfuerzos en vano y, sobre todo, hará una gran diferencia.

Limpiar la nevera no mejora la conservación

La limpieza del frigorífico no solo mejora la conservación de los alimentos, sino que también nos ayuda a consumir menos energía.

Su higiene controlará la formación de bacterias y otros microorganismos. Para tenerla en perfecto estado bastará con limpiar regularmente con agua con bicarbonato o vinagre paredes, juntas y baldas y después enjuagar.

Igualmente, se hace necesario llevar revisar el funcionamiento del aparato anualmente y limpiar el serpentín del condensador (un tubo que hace eses en la parte posterior), las juntas, el orificio de drenaje, la bandeja de goteo y su nivelación para mejorar su eficiencia energética.

Los formatos familiares se convierten en residuos

Dicho así, probablemente la estadística nos dé la razón. Sin embargo, ello no debe servirnos de guía si nuestro caso es distinto. Con una buena planificación, los envases grandes no significan necesariamente más basura.

Basura reciclaje
Muy al contrario, si realmente vamos a consumirlos se traducirá en todo lo contrario. Un ahorro de envases y un menor coste serán las únicas consecuencias.

Tras un corte de energía, todo a la basura

Esta creencia está muy extendida, sobre todo cuando se ha producido un corte de electricidad y nuestra intención de volver a congelarlos. Simplemente, no queremos o no podemos consumirlos y nos parece que la única opción es tirarlos.

Lo cierto es que un congelador puede mantener los alimentos congelados durante horas, siempre y cuando se mantenga cerrada. Cuanto más lleno esté más tiempo conservará los alimentos.

La nevera no nos ofrece esta ventaja pero tanto en un caso como en otro si la comida está en buen estado siempre podemos cocinarla y volverla a refrigerar o congelar.

Las pieles solo sirven para hacer compost

Nada más lejos de la realidad. La reutilización de las pieles es todo un mundo por descubrir que nos depara grandes alegrías para el bolsillo y el cuidado del planeta.

Por lo general, son comestibles y tienen un sinfín de propiedades beneficiosas para la salud. Eso sí, lo suyo es optar por productos ecológicos que minimicen la cantidad de pesticidas.

Por lo demás, si somos de los que pensamos que las pieles no tienen posibilidades culinarias estamos muy equivocados. No encantará descubrir todo lo que puede hacerse con la piel de las frutas. Deliciosa repostería, por ejemplo.

Pero no solo eso, porque su utilización abarca otros muchos usos en el jardín, en la limpieza del hogar o para hacer nuestras propias recetas de belleza o cuidado personal.

La piel de frutas y verduras de uso cotidiano, como la manzana, el plátano, el pepino, el limón o la naranja, pongamos por caso, nos pueden dar un juego increíble en el hogar. Atreverse con ello es descubrir una manera sencilla y ahorrativa de hacer un sinfín de eco-gestos por el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.