La niebla se convierte en una nueva fuente para obtener agua

niebla-agua
Disponer de agua en muchas poblaciones del planeta es difícil porque no hay un fácil acceso a lo que se suma la escasez de este recurso. Afortunadamente, poco a poco, van surgiendo innovaciones que permiten suplir este problema. Un claro ejemplo es el proyecto que se está llevando a cabo en el Sáhara para aprovechar la niebla y obtener agua de ella. La iniciativa permitiría que comunidades limítrofes a este desierto dispusieran de este recurso sin necesidad de tener que caminar cinco kilómetros o más para llegar a pozos abiertos.

La iniciativa

El proyecto se centra en conseguir agua a partir de la niebla a través de unos equipos que serán manejados por las mujeres –habitualmente son las que realizan el camino para ir a por agua-, y en los que se incluirán diferentes tecnologías para obtener este recurso hídrico.

La idea parte del matemático Aissa Derhem, aunque se cuenta con el apoyo de la ONG Dar Si Hmad para llevarlo a cabo. El proyecto, que comenzó a ponerse en marcha en 2015, ha dado ya algunos resultados al conseguir llevar agua a algunas poblaciones.

El sistema se basa en capturar la niebla, que se acumula en zonas costeras en las que hay una combinación de una corriente de mar fría, un obstáculo de tierra –como una montaña o cadena montañosa-, y un anticiclón.

niebla-agua
De esta manera, cuando el agua del mar se evapora, el anticiclón lo que hace es evitar que se convierta en lluvia. Este proceso facilita que llegue a la montaña, que es la zona en la que se recoge.

Para ello, se ha creado un sistema de redes de alrededor de 870 metros cuadrados, que se cuelgan entre dos polos. El viento es el encargado de empujar la niebla a través de esa malla, quedando las gotas atrapadas y que pasan a condensarse. Así, caen en un contenedor que está situado en la parte interior de la unidad en la que hay tuberías que conectan con los depósitos para almacenar el agua.

Extensión

Tras esta primera experiencia, ahora el objetivo es poderlo extender a otras zonas, sobre todo, de África Occidental y en el norte del continente para solucionar no solo el difícil acceso el agua, sino también su escasez.

Artículos relacionados:

Remolcar icebergs desde la Antártida para convertirlos en agua

Máquina que extrae agua del aire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *