Llega la cosmética con bacterias fotosintéticas

Cosmetica-con-algas
La cosmética sostenible ha encontrado en las micro algas un interesante aliado. Basada en el cultivo de las cianobacterias, se ha revelado como una fórmula de éxito para conseguir productos de cuidado personal biodegradables que se caracterizan por una alta tolerancia.

En efecto, algunas de las grandes ventajas de las formulaciones cosméticas que incluyen este tipo de bacterias son su gran poder hidratante o, por ejemplo, la minimización de reacciones adversas, tradicionalmente un punto débil de los productos de belleza tradicionales.

Una nueva cosmética

Y no solo de los productos cosméticos convencionales, sino también de aquellas formulaciones orgánicas que aun siendo bio pueden igualmente provocar reacciones adversas.

De hecho, los productos naturales también son un riesgo potencial como alérgenos. No de tipo químico, pero sí en cuanto a posibles reacciones a plantas u otros ingredientes ecológicos.

Igualmente, al evitarnos la inclusión de posibles disruptores endocrinos suponen una clara una ventaja con respecto a las cremas de composición artificial, y otro tanto cabe afirmar sobre su menor impacto ambiental a la hora de su cultivo.

Con el añadido de que su cultivo ayuda a reducir la huella de carbono, pues las algas lo precisan para realizar la fotosíntesis, y puede servir también para la producción de biocombustible de muy distinto tipo, como el biodiésel, el metano, el etanol o el hidrógeno.

También facilita la limpieza de las aguas residuales y, por otra parte, son muchas sus aplicaciones. Además de que pueden hacerse compatibles en un mismo cultivo mediante la creación de distintos bio productos a partir de dicha materia prima. Por otro lado, asequible.

Además de producir cianobacterias para la cosmética o los combustibles ecológicos, estos antiguos microorganismos permiten generar biofertilizantes, vitaminas, pigmentos y un amplio número de compuestos utilizables en la industria farmacéutica y alimentaria.

Su capacidad para mejorar la protección contra el estrés oxidativo es otra de las aplicaciones más interesantes de cara tanto a realizar productos cosméticos de aplicación tópica como oral. Un campo que todavía está empezando a dar sus primeros frutos, con un enorme potencial.

No en vano, la fabricación de extractos de alto valor nutricional o terapéutico son una de sus vías de desarrollo más importantes. Y, por supuesto, en función de sus beneficios para la salud podrían tener también un efecto preventivo o también terapéutico.

Como desventajas, encontrarnos en un momento incipiente no es la mayor de las garantías para evitar posibles efectos adversos. Si bien se considera que las reacciones alérgicas se minimizan, la ciencia todavía está en mantillas con respecto a los efectos reales que podría tener su consumo diario.

Quizá nos encontremos con un panorama muy positivo, que incluso supere las mejores expectativas o, nadie los sabe, podría ocurrir todo lo contrario. Sea como fuere, la ciencia no deja de avanzar, por lo pronto descubriendo nuevas aplicaciones y beneficios.

Por otra parte, volviendo a lo positivo, son cremas especialmente hidratantes, puesto que estamos ante unos microorganismos acostumbrados a retener mucha agua para sobrevivir en entornos difíciles.

Cultivo de microalgas
¿Y quién sabe? Quizá su cultivo en el hogar pueda ser una de sus aplicaciones con más salida. Aunque no cabe duda de que a nivel industrial su rentabilidad y posibilidades son inmensas, también su cultivo en el hogar resulta prometedor.

Hoy por hoy es más una idea propia de una película de ciencia ficción que una realidad, pero no cuesta mucho imaginar la venta de kits para su cultivo en centros comerciales. A partir de su fabricación en casa, quién sabe, podríamos obtener desde alimentos hasta sistemas purificadores del aire interior y, cómo no, también un interesante ingrediente para hacer nuestros cosméticos bio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *