¿ Por qué estos artistas crean helados tóxicos?

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter11Share on Google+0

Helados toxicos
Este es un arte que transmite un mensaje, y que invita a reflexionar sobre él. En contra de lo que parece, estos apetecibles helados son cualquier cosa menos un bocado saludable.

Comerlos es sinónimo de intoxicación, básicamente porque están elaborados con aguas contaminadas. Lógicamente, se ha elegido esta elocuente materia prima con la intención de denunciar el estado de las mismas.

Aguas tóxicas muy apetecibles

La idea no ha sido de una famosa ONG ambientalistas, como Greenpeace o Ecologistas en acción, pero el efecto viral logrado sí nos recuerda a las campañas realizadas por ellas. En este caso, han sido tres estudiantes de diseño de la Universidad Nacional de Artes de Taiwán, comprometidos con el medio ambiente de esta isla asiática.

Tal ha sido su aportación al proyecto Polluted Water Popsicles, cuyo fin es concienciar sobre el grave problema que supone el crecimiento de la contaminación del agua como consecuencia de una acelerada urbanización. Es decir, un descontrolado aumento de las zonas urbanas ocasionado por un rápido crecimiento económico está degradando la calidad de las aguas, entre otros problemas.

Para hacer los helados se utilizó el agua de 100 fuentes distintas. Es la manera visual y sorprendente que han elegido Cheng Yu-ti, Hung I-Chen y Guo Yi-Hui para tendernos una maravillosa y efectiva tela de araña en la que caer significa pensar sobre la importancia de que nuestro entorno sea salubre.

Para rizar más el rizo, los artistas crearon envoltorios distintos para cada helado. En ellos, en lugar de encontrar detalles típicos, como ingredientes o atractivos logos, se representan las diferentes regiones en las que se encontraban las fuentes de las que se extrajo el agua.

Por cierto, como puede verse en cada uno de los helados, los tropezones no son un ingrediente más, sino parte del mismo agua, puesto que en ella se encontraron desde tapones de botella a bolsas de plástico y otros residuos. Toda una lección de eficacia comunicativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *