¿Qué es la arquitectura racionalista?

arquitectura-racionalista
Últimamente, se habla mucho de arquitectura ecológica o sostenible. Pero, desde hace algún tiempo, también está adquiriendo cada vez más importancia la arquitectura racionalista, que se está convirtiendo en una nueva corriente a la hora de edificar sin olvidarse de respetar el entorno natural. Pero, ¿en qué consiste?

Concepto

Bajo el término de arquitectura racionalista se esconde un tipo de arquitectura que busca ser más racional con el espacio y la distribución de los elementos, incluyendo el entorno natural como parte de esa construcción con el fin de optimizar el espacio y también de reducir el impacto ambiental.

Un concepto que está ahora en boga a pesar de que la arquitectura racionalista nació a principios del siglo XX para aportar soluciones de vanguardia a edificaciones específicas como, por ejemplo, áticos ajardinados o huertos urbanos. Incluso, ahora forma parte de la arquitectura racionalista el jardín de techo, que es una de las principales tendencias en arquitectura.

Más respeto

De esta manera, con la arquitectura racionalista se quiere poner fin al concepto de ciudad más industrializada para optar por ciudades o edificios más verdes. Es decir, que estén rodeados por jardines o naturaleza. Así, lo que se persigue es un crecimiento respetuoso de la ciudad o de la urbanización.

arquitectura-racionalista
Pero aún hay más porque, aparte de respetar el entorno natural e integrarlo en la ciudad, este tipo de arquitectura se puede definir también como sostenible por el uso de los materiales que emplea, ya que suelen ser austeros con el fin de que tengan un menor impacto en el medioambiente.

Además, se aboga por que los materiales que se empleen sean ecológicos o bien reciclables, velando a su vez por que todos los que se utilicen tengan un origen lícito y estén dentro del marco legal establecido.

Y un dato a tener en cuenta para los más puristas. La arquitectura racionalista se basa en construcciones que están sobre columnas para que no se tenga que intervenir prácticamente en el suelo y contribuir así aún más a reducir el impacto en el entorno.

Artículos relacionados:

El futuro de la arquitectura ecológica

Arquitectura ecológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *