Suecia contará con el primer invernadero vertical para reducir la huella ecológica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

invernadero-vertical
Producir más alimentos en menos espacio y con una menor cantidad de agua es uno de los principales retos de este siglo, al que se suma realizar todo este proceso aprovechando los desechos que se hayan producido en el entorno. Y Suecia parece que ha dado con la solución a esta ecuación con la creación de su primer invernadero vertical con el que se consiguen estos objetivos, se superan barreras en la producción de alimentos y en la arquitectura y se reduce la huella ecológica.

El invernadero

El invernadero, cuyo proyecto están realizando las empresas Plantaron y Sweco, se ha bautizado como Centro de Excelencia para la Agricultura Urbana. Esta iniciativa, que comprende un período de construcción de entre 12 y 16 meses, tendrá un total de 17 plantas.

El centro –la planta de demostración estará cerca de Estocolmo-, tendrá una altura de 60 metros y ocupará una superficie de 430 metros cuadrados, aunque sumando todas sus plantas alcanzará los 24.985 metros cuadrados. Dentro de esta superficie, destacan los 4.355 metros cuadrados dedicados al cultivo, mientras que 8.513 metros cuadrados serán para las oficinas.

Las innovaciones en este centro no quedan solo en su superficie y altura, sino que también se han introducido otros elementos novedosos como maceteros extensibles con el fin de aprovechar al máximo la superficie. Con este sistema, los maceteros se irán abriendo conforme las plantas vayan creciendo para facilitar que sigan su evolución natural.

invernadero-vertical
Con esta superficie se conseguirá multiplicar por diez la producción de alimentos de una explotación agrícola horizontal y con la misma superficie. La previsión es que se produzcan alrededor de 550 toneladas de verduras al año, lo que permitiría alimentar a 5.500 personas durante 12 meses.

Diseño

Para que la producción se pueda llevar a cabo en este invernadero, el centro cuenta con una serie de características como su fachada de cristal, que está ligeramente inclinada, además de su orientación al sur con el fin de aprovechar al máximo la luz solar. En la zona norte del edificio estarán las oficinas. Además, se ha incorporado un sistema de iluminación con LEDs.

También se aprovechará el calor, CO2 y nutrientes procedentes de una cercana empresa de biogás, que recicla los residuos orgánicos de hogares, restaurantes y de industrias alimentarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *