China prohibirá la venta de vehículos de diésel y gasolina

Calle China
Todavía no se sabe a partir de cuándo, pero la noticia ha sido un bombazo. No podía ser de otra manera, habida cuenta de la contaminación atmosférica que hay en China, cuyo anuncio podría acabar con ella en gran medida.

China ha anunciado un plan para prohibir las ventas de combustibles fósiles con el fin de mejorar la calidad ambiental y, de forma indirecta, apoyar a la industria del coche eléctrico.

Doble impacto: ambiental y de crecimiento

Con esta medida, en efecto, se espera un doble impacto: tanto en el medio ambiente como en el crecimiento del sector del vehículo eléctrico.

Pero no solo a nivel local, sino también mundial, puesto que el país es uno de los grandes emisores de gases de efecto invernadero, junto con Estados Unidos, y aunque las emisiones procedentes del tráfico rodado no son las más importantes, sí tienen un peso significativo. Lo suficiente como para hacer una gran diferencia.

Por otra parte, si tenemos en cuenta su numerosa población podemos concluir que representará un fuerte empujón para la industria automovilística que apueste por el coche eléctrico, un sector que no deja de crecer.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, se espera que esta política suponga un gran impulso para conseguir que las ventas de automóviles convencionales vayan dejando de producirse, ya que es un mercado inmenso.

Será un cambio lento, no cabe duda, pero ya están empezándose a dar los primeros pasos, como hicieron, por ejemplo, Francia y Reino Unido con sus recientes anuncios en el mismo sentido. En este caso, sí se conoce el plazo establecido: en ambos casos, se esperará a 2040 para que la prohibición entre en vigor. Es decir, seguirán circulando, -salvo en áreas donde se limita su circulación, otra de las iniciativas en este mismo sentido-, pero no se venderán en ninguno estos dos países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *