El PET reciclado se convierte en solución de envase para el sector alimentario

botellas
La Directiva 2019/904 establece la obligación de que los envases plásticos de bebidas de hasta tres litros contengan un 25% como mínimo de material reciclado en el año 2025 y un 30% a partir del ejercicio de 2030. Además, la Estrategia Europea de la Economía Circular para plásticos fija que todos los envases plásticos sean 100% reciclables en el horizonte de 2030. Un marco en el que el PET reciclado se perfila como una solución idónea para ser utilizado como envase plástico en el sector de la alimentación.

La solución

El PET es un material plástico muy utilizado en envase alimentario, siendo a su vez uno de los que más problemas genera en el medioambiente por su gran uso y su degradación en el entorno natural.

La posibilidad de reciclarlo ha abierto nuevas posibilidades para su uso, pasando este material de ser un problema a una solución, que responde a su vez a las necesidades y requisitos del nuevo marco legal.

El PET reciclado, conocido también como r-PET, se ha convertido en una de las soluciones más demandadas en el envasado sostenible a raíz de los procesos de limpieza autorizados por la European Food Safety Agency (EFSA), que consiguen que este material sea nuevamente apto para estar en contacto con los alimentos y, en consecuencia, para su uso en el sector de la alimentación.

botellas
A este hecho se suma, además, hoy en día el r-PET es el único material plástico con procesos automatizados de reciclado posconsumo para envasado para un amplio abanico de productos. Este factor es especialmente importante porque permite que sea utilizado y cumplir los requisitos marcados en materia de salud de las personas establecidos por la Unión Europea.

Retos

A pesar de las ventajas, todavía hay una serie de retos que se tienen que superar en relación al PET. Uno de ellos es que es un material que puede sufrir una disminución de sus características durante el proceso de reciclaje. Esto se podría producir por el acortamiento de las cadenas poliméricas o la contaminación de algunas impurezas presentes en su composición. No obstante, es una barrera superable con una formulación y uso correcto de porcentajes de material reciclado y virgen.

Artículos relacionados:

Nuevo sistema para eliminar microplásticos de aguas residuales

Los microplásticos también llegan a las zonas libres de contaminación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.