Llegan las playas sin humos para mejorar la salud de las personas y cuidar el medioambiente

playas-sin-humos
Las comunidades autónomas en España están apostando por las playas libres de humos con el fin de velar por la salud de las personas, aparte de contribuir a preservar estos ecosistemas, ya que las colillas de los cigarrillos son una de las principales contaminaciones que más les afectan. Una de las últimas en ponerse en marcha está en Málaga.

Las playas

La localidad de Estepona, en Málaga, se ha convertido en una de las últimas en anunciar que va a habilitar una playa sin humo en el centro de la ciudad, de manera que en este entorno de un kilómetro de la playa de La Rada estará prohibido fumar.

Pero la de Estepona no es la única en España. Otras comunidades como Galicia ya vienen delimitando estos espacios, siendo además una de las autonomías líder en tener estos entornos libres de humos con alrededor de 140 playas.

En las playas de Gran Canaria tampoco está permitido fumar, mientras que en Murcia hay nueve playas libres de humos y dos hay en las Islas Baleares. También hay experiencias en Asturias.

playas-sin-humos
De todos modos, este verano, hay que tener cuidado porque, aunque no haya playas sin humos, muchos ayuntamientos han empezado también ha elaborar ordenanzas municipales que incluyen multas por fumar al aire libre como sucede en zonas de Andalucía y de Canarias.

Los beneficios

Estas medidas adoptadas en las playas tienen un doble objetivo, ya que por un lado se trata de mejorar la salud de las personas al evitar que tengan que respirar el aire de los fumadores, pero también tiene un importante fin medioambiental: evitar que se tiren y acumulen la colillas en la arena o en el agua del mar.

Las playas sin humos tendrán así varios beneficios. Por el lado de la salud, se pretende paliar la incidencia del tabaco que es una primera causa evitable de enfermedad, invalidad y muerte prematura en el mundo. Se calcula que, en Europa, es responsable de alrededor de 1,2 millones de fallecimientos.

Y, en cuanto a las colillas de los cigarrillos, también el impacto será positivo porque no se acumularán residuos en el litoral. Y es que una colilla en la arena o en la orilla puede llegar a contaminar hasta 50 litros de agua. Además, se tarda en degradar hasta unos 10 años, provocando daños en los fondos marinos y en las especies que viven en ellos.

Artículos relacionados:

El riesgo asociado al humo del tabaco persiste durante horas

Fumar daña el medioambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *