Paredes con latas de aluminio


Si en otro artículo os presentábamos una pared levantada con botellas de vidrio, hoy le toca el turno a otro tipo de envases: las latas.

Se trata de Can Wall (muro de latas, en inglés), una idea del arquitecto Mike Reynolds. La mayoría de las latas actuales están hechas de aluminio. Al acabar su vida útil se pueden reciclar. Pero, mejor aún si se reutilizan. Reynolds es el responsable de otras ideas ecológicas, como el concepto arquitectónico earthship, casas totalmente autosuficientes y construidas con materiales reciclados.

Las Can Walls fueron concebidas para los interiores de las casas que no forman parte de la estructura del edificio. Para los tabiques, en una palabra. Sirven como capa aislante o como separación.

Para levantar una pared de latas, sólo en necesario apilar las latas de forma horizontal y unirlas con hormigón. Una vez que se ha construido toda la pared, sólo será visible la estructura, una serie de círculos de aluminio. Se puede recubrir la pared con cemento o adobe.

Las paredes exteriores de latas pueden servir de aislante contra el calor. Para ello, hay que levantar dos capas, es decir, una pared de latas pegadas una delante de la otra, con capas de algún otro material aislante en medio. Dependiendo del clima, se puede hacer más o menor gruesa. La parte que da al exterior se recubre de varias capas de cemento, mientras que el interior puede ir cubierto por adobe.

La única precaución que hay que tener es saber que son paredes que no pueden soportar mucho peso. Así, nunca se podrá hacer una casa sólo con paredes de latas, sino que deberá tener algunas columnas que soporten el peso del techo. Pero, para el resto de paredes, es una solución económica y sostenible, ya que se reutiliza un desecho. Hay que señalar que el aluminio es uno de los materiales que más fácilmente se puede reciclar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *