Superalimentos de una dieta ecológica

Chlorella algas
La alimentación bio es tan amplia como productos orgánicos existen en el mercado o, cómo no, también en nuestro huerto urbano. Sin embargo, siempre hay alimentos que reúnen una serie de características y se convierten en productos estrella por sus propiedades nutricionales.

En este post hemos hecho una selección de alimentos que son un auténtico regalo de la naturaleza a nivel nutricional, ideales para llevar una dieta equilibrada y como preventivos de infecciones o enfermedades como cánceres, diabetes y problemas cardiovasculares. Serán de gran ayuda para llevar una vida saludable, sobre todo si son orgánicos y, por suerte, la lista es bastante más larga.

Si bien son muchos más de los que están, es una muestra lo suficientemente representativa como para hacer una gran diferencia en nuestra dieta. Si quieres hacer un cambio progresivo a la dieta ecológica, empezar por introducir algunos o todos estos alimentos en tu dieta será un gran avance.

Legumbres, huevos y frutos secos

Las legumbres, desde alubias, lentejas y garbanzos hasta la soja o el azuki podemos encontrarlas fácilmente en versión bio. Si adquirimos envases de mayor tamaño en seco (las pondremos a remojo nosotros) nos resultarán mucho más económicas. En general, son bajas en grasas, tienen algo contenido en fibra, sus hidratos de carbono son de absorción lenta, no suponen un riesgo para el colesterol, no incrementan el azúcar en sangre y reducen los triglicéridos. A su vez, previenen contra algunos cánceres, fortalecen los huesos y son ricas en proteínas.

Su precio asequible, su variedad y versatilidad a la hora de cocinarlas se suman a sus propiedades nutricionales. Son, sin duda, un superalimento de primera. Con respecto al azuki, además de muchas propiedades descritas es rico en ácido fólico, fósforo, hierro, vitamina B1 y magnesio.

Es importante conocer las diferencias entre las distintas clases de alubias, lentejas y demás legumbres para hacer la elección idónea. En todos los casos, por otra parte, combinarlos con huevos bio pasados por agua o duros, preferentemente, nos proporcionan una alternativa perfecta al consumir de carne o pescado.

Brotes soja legumbres cereales frutos secos
Del mismo modo, los frutos secos procedentes del cultivo orgánico son una opción fantástica para comer entre horas y también para sustituir otros alimentos, así como ingredientes en ensaladas, postres o aperitivos, pongamos por caso. Almendras, nueces, avellanas… Como es bien sabido, su consumo es recomendable para evitar problemas de salud y, en fin, para ayudar a tener una vida larga.

Arándanos bio

Los frutos del bosque son otro gran acierto. Aunque se cultivan de forma convencional su origen son los arbustos silvestres. Frambuesas, grosellas, arándanos, moras y similares son de gran ayuda a nivel nutricional y terapéutico. El jugo del arándano, por ejemplo, previene infecciones de vejiga prevenir infecciones de vejiga ayudando a eliminar la bacteria E. coli.

Una buena manera de obtener estos frutos de forma fácil es cultivarlos nosotros mismos y, si fuese necesario, incluso congelando los excedentes cuando llegue el momento de la cosecha. Un solo arbusto nos proporciona kilos y kilos de frutos, por lo que tenemos al alcance de la mano realizar un cultivo ecológico. Con ello también nos evitamos sus prohibitivos precios.

Verde, que te quiero verde

Dentro de este epígrafe vamos a incluir tres superalimentos. En primer lugar, la Chlorella y la espirulina, dos tipos de algas consideradas unos de los alimentos más completos que existen. Tienen un alto porcentaje de clorofila y son muy ricas en proteínas, vitaminas del grupo B y hierro. Son depurativas y regeneran a nivel celular.

Mucho más de andar por casa es el brócoli, que podemos consumir en crudo, al vapor, al horno o en guisos. Sus propiedades son increíbles. Destaca su efectividad en la prevención de cánceres y ralentización de su crecimiento, el tratamiento de úlceras de estómago y la regulación del azúcar en la sangre. Sus niveles de ácido fólico y, en general, vitaminas y minerales lo convierten en un alimento diez para cuerpo y mente, pues también nos potencia la inteligencia gracias a su aporte de hierro y de beta-caroteno.

Freir un huevo
Dentro de este grupo de superalimentos verdes no podía faltar la manzana. En particular, la manzana verde, a la que estudios recientes atribuyen propiedades más beneficiosas, si cabe, que las que ya sabemos que tienen las manzanas en general. Como dice el famoso dicho, comer una manzana al día nos aleja del médico. Por lo tanto, además de verde, a ser posible también bio.

Cebollas, ajos y zanahorias

Las cebollas y los ajos son otro gran acierto cuando acaban en la despensa y, sobre todo, en nuestro estómago. Ya sean dulces, picantes, de ensalada o para cocción… Tanto se da, porque las cebollas son una de las medicinas más antiguas. Son innumerables sus beneficios y propiedades curativas, especialmente como arma para combatir problemas cardiovasculares o por sus efectos antibióticos antiinflamatorios y antivirales.

Por su parte, el ajo no se queda atrás. Son conocidos desde tiempos ancestrales sus propiedades terapéuticas, similares a las de la cebolla y es relativamente fácil encontrar ajos bio. Por último, las zanahorias son otro alimento económico y con grandes propiedades nutricionales. Ya sea cruda o cocinada, nos aporta vitamina A y refuerza nuestras defensas. Si es bio, además, nos ahorramos tener que pelarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *