Usos cosméticos del ajo bio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter5Share on Google+0

Ajos
Las virtudes del ajo para la salud son más que conocidas. Sin embargo, ocurre todo lo contrario con sus propiedades cosméticas, entre otras cosas por su intenso y desagradable olor, así como por lo complicado que resulta aplicarlo cuando se desconoce cómo hacerlo.

La buena noticia es que descubrir sus propiedades y aplicaciones resulta muy sencillo, y lo mismo cabe decir de su accesibilidad. De hecho, nos será muy fácil encontrar ajos en los supermercados, y del mismo modo cada vez es más común que también vendan ajos ecológicos.

Cabello, uñas y piel

Fortalecer las uñas es una de las aplicaciones cosméticas más interesantes. Para tratar unas uñas frágiles o estropeadas debemos frotar con un diente de ajo cortad por la mitad. Una vez finalizado el tratamiento, aplicaremos zumo de limón sumergiéndolas en él para finalmente llevar a cabo un masaje con aceite de oliva virgen u otro aceite vegetal, idealmente de tipo orgánico.

La caspa puede reducirse e incluso eliminarse si hacemos uso del ajo, que por otro lado nos ayudará a mejorar la salud capilar, favoreciendo su crecimiento y reduciendo su caída. Para empezar a ver resultados habremos de hacer una mezcla de aceite de oliva y ajos machacados que dejaremos macerar durante un par de días.

Su aplicación se llevará a cabo frotando con suavidad dicha pasta sobre el cuero cabelludo, a modo de mascarilla, dejando reposar entre media y una hora antes de lavar el pelo como de costumbre.

Aprovechar sus propiedades antibacterianas y antivirales también puede ser de gran utilidad para mejorar la calidad de la piel, manteniendo a raya las verrugas u otras afecciones dérmicas.

Para acabar o reducir las verrugas apliquemos el ajo como un remedio natural, cortándolo finamente y colocándolo a continuación sobre la verruga, dejando que haga efecto sujeto con una compresa.

Iremos renovándolo y al cabo de dos o tres semanas probablemente habrá mejorado el estado de la verruga. Igualmente, podemos aplicar una gota de aceite esencial de ajo para facilitar su uso, más cómodo y práctico.

Por su parte, el acné también puede mejorar gracias a sus virtudes antisépticas, en cuyo caso ayudará comer ajo regularmente, a ser posible dientes de ajo crudos, así como ponerlos directamente sobre los granitos.

Cosmetica natural
Si vemos que el acné empeora o sencillamente tiene un aspecto preocupante, no dudemos en acudir al médico, pues puede requerir un tratamiento especializado, al margen de que el ajo pueda ser de utilidad como complemento, siempre bajo el consejo profesional.

El ajo crudo, por otra parte, también puede aplicarse como limpiador facial con efecto exfoliador, para lo cual hemos de convertir el ajo en una pasta fina a la que añadiremos un poco de azúcar o sal y aceite de oliva que aplicaremos finalmente dando un suave masaje circular.

A su vez, hay que tener en cuenta que el ajo deja un olor muy característico que no se asocia con el cuidado personal, precisamente, por lo que tras la realización de los tratamientos es importante enjuagar bien. Solo con aplicar luego una crema hidratante u otro cosmético perfumado (al que podemos añadir unas gotas de aceite esencial que tenga un buen aroma y propiedades adaptadas al tipo de piel) el olor a ajo desaparecerá.

Por último, antes de decidirnos a aplicar el ajo se recomienda comprobar antes que no tengamos micro heridas, puesto que la misma composición del ajo nos escocerá al aplicarlo. Bastará con hacer una pequeña prueba en la zona a aplicar, ya sea el cuero cabelludo, las uñas o la piel de la cara, pongamos por caso. Si sentimos picor, por suave que sea, es mejor esperar a que las heridas cicatricen para iniciar el tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *