Zapatillas de Reebok sostenibles, hechas con vegetales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter15Share on Google+8

Zapatilla-vegetal-Reebok
Reebok lanzará al mercado a finales de año una nueva zapatilla realizada a base de plantas, concretamente algodón y maíz. Una iniciativa sostenible que nos recuerda a aquellas curiosas zapatillas hechas con basura oceánica con las que adidas nos sorprendió a mediados del 2015.

Una interesante idea, pero todavía sin una variedad de modelos, un aspecto que tiene mucha importancia a la hora de vender zapatillas, aunque no puede negarse que son más ecológicas que el resto de la marca, además de servir para el compost una vez usadas y estropeadas, entre otras ventajas.

Zapatillas de algodón orgánico y maíz

La marca inglesa se propuso hacer unas zapatillas a partir “de las cosas que crecen”, según explican ellos mismos, y eligió como materias primas el algodón y el maíz para desarrollar un original calzado en colaboración con DuPont Tate & Lyle Bio Products, fabricante líder de soluciones biológicas de alto rendimiento.

Dentro de esta filosofía, Reebok ha lanzado su primer zapato, por lo que todo apunta a que habrá más. Según ha informado la marca, contará con una parte superior construida de algodón orgánico y una base hecha de maíz cultivado de forma industrial. Es decir, se trata de una fuente no alimentaria, si bien esto no suele ser sinónimo de respeto ambiental, puesto que, entre otras razones, suelen utilizarse semillas transgénicas y, por otra parte, los monocultivos a gran escala tampoco son un regalo para la naturaleza, precisamente.

¿Quiere decir esto que tanto Reebok como adidas son marcas sostenibles? Evidentemente, no, por aquello de que un grano no hace granero, pero sí es un paso para conseguirlo. También se puede considerar un movimiento de marketing, sin más. Sobre todo, teniendo en cuenta que junto con otras marcas deportivas, Reebok está en la lista de empresas “no limpias”, denunciadas por grupos activistas por sus sistemas de producción y prácticas no éticas, basadas en la explotación de trabajadores de países en desarrollo y/ o del entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *