Citas para anfibios a través de Internet


Cada vez más gente busca pareja a través de Internet, en páginas como Meetic o Ashley Madison, especializada en gente que tiene pareja y quiere echar una canita al aire. O incluso a través Facebook, con amigos de amigos de amigos; o con gente desconocida. Se espera que la rana se convierta en el príncipe azul. Pero un nuevo proyecto se olvida de los cuentos y hace literalmente eso: poner en contacto todo tipo de anfibios con potenciales «príncipes» benefactores.

El proyecto se llama Frog Match Maker, en referencia a una de estas web para encontrar pareja, y se trata de una iniciativa de Amphibian Ark, el Arca de los Anfibios, una organización de conservación internacional con sede en Minnesota, Estados Unidos. Desde este proyecto, ranas, sapos y otros anfibios en peligro de extinción buscan a benefactores que los salven de la extinción.

El sitio nace, pues, con el objetivo de conectar a donantes con organizaciones o programas de conservación en distintos puntos del planeta. Y es que los anfibios son uno de los grupos de animales más amenazados en la actualidad. Los expertos estiman que cerca de doscientas especies de anfibios se han extinguido en las últimas décadas y se calcula que un tercio de las más de 6.500 especies conocidas en todo el mundo están en riesgo de extinción. Se llega a una situación tan crítica que algunas especies recién descubiertas desaparecen incluso antes de adjudicarle un nombre científico.

El caso es que los anfibios no son tan atractivos como los mamíferos y las aves, y pocos se preocupan por su conservación. A menudo vemos campañas para salvar a las focas, a los elefantes, a las ballenas, a los tigres, pero ¿quién ha visto una campaña para salvar a las ranas?

De momento, el sitio Frog Match Maker incluye 48 proyectos en 23 países de tres continentes. Los donantes interesados pueden hacer búsquedas por país, región, especie, cantidad de dinero que se puede donar o tipo de proyecto. También se pueden buscar los proyectos más recientes, incorporados en los últimos uno o dos meses. Se trata de informar a posibles donantes y ponerles en contacto con las instituciones que trabajan para la conservación de estos animales. Quizá a la vuelta de la esquina tengamos una de estas instituciones.

La colaboración no tiene por qué ser monetaria. También se puede ayudar con equipo, entrenamiento o acompañando al personal especializado. La pérdida de hábitat, la contaminación, las especies invasoras y el cambio climático están afectando a muchas poblaciones de anfibios. Las ranas también tienen derecho a vivir, aunque no sean príncipes azules. Algunos científicos comparan su desaparición con la de los dinosaurios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *