Diminutas casas con energía solar para personas sin hogar

Mini casas con energia solar
Tener un hogar no es sinónimo de tener una casa, obviamente, pero cuando las casas se construyen con todo el cariño del mundo para personas que realmente necesitan un hogar, entonces podemos considerarlos términos equivalentes.

Justamente, es lo que ha ocurrido con esta preciosa iniciativa, un proyecto llevado a cabo en Seattle, la ciudad más grande del Estado de Washington, Estados Unidos, donde un grupo de adolescentes ha construido una serie de casas construidas para los vagabundos.

El proyecto se llama Impossible City, y lo dirige la organización ShawHorse Revolution, en la que se enseña a los adolescentes los principios básicos de la construcción, incluyendo la colocación de instalaciones de energías limpias.

Una eco-aldea solidaria

Las casas se ubican en una zona marginal de la ciudad conocida como Nickeslville, bautizada así de forma más bien sarcástica, como burla contra el alcalde de Seattle, Greg Nickels, en respuesta a una pésima gestión municipal para ayudar a personas sin hogar.

Mini casas con energia solar 2
Vaya por delante, eso sí, que la idea de agrupar a los vagabundos recuerda el riesgo de convertir esa comunidad en una especie de gueto, y por lo tanto esta iniciativa no ayuda a su integración, pero en este post nos interesan sobre todo aquellos aspectos relacionados con la sosteniblidad, y en este punto la nota es sobresaliente.

Es interesante, por ejemplo, que el proyecto se oriente a la solidaridad con personas necesitadas, a las que un grupo de jóvenes ayuda con sus propias manos, haciendo por ellos algo tan importante como proporcionarles un hogar.

Casitas eco-amigables y confortables

El resultado ha sido increíble, y lo cierto es que debiera cundir el ejemplo, tanto por lo conseguido como por el loable fin del proyecto. Como puede verse en las imágenes, los chicos han sido capaces de cumplir el objetivo creando unas pequeñas casas eficientes y confortables para la degradada y marginada comunidad Nickelsville.

A nivel ambiental también se han sumado puntos verdes. Básicamente, el proyecto es respetuoso con el entorno por tres motivos: se reciclan materiales de construcción de desecho para construir las casas, y éstas se complementan con instalaciones que buscan la sostenibilidad, como los paneles solares o los sistemas de recogida de agua de lluvia.

Casas móviles

Como tercera característica, las casas también resultan eco-amigables porque pueden trasladarse. Teniendo en cuenta que Nickelsville es una especie de campamento informal donde viven vagabundos, y que muchos de ellos son itinerantes era importante que pudieran ir (y volver) con su casita a cuestas, cual caracoles.

Es así que el concepto de mejorar la calidad de vida de personas que no tienen casa va más allá de lograr un mínimo confort o mejorar su autoestima. Además, era esencial lograr esa movilidad que, finalmente, se ha alcanzado gracias a un diseño especialmente concebido para ello.

Para recaudar los fondos necesarios para el proyecto, incluyendo el asesoramiento de diseñadores, las instalaciones de energía renovable y demás gastos, se lanzó una campaña en Indiegogo que tuvo un gran éxito. Gracias a la obtención de fondos estos adolescentes pudieron crear una eco-aldea móvil para las personas sin hogar de su comunidad.

A día de hoy se han construido media docena de casitas. Su próximo objetivo es aumentar el número, variar el material con el que hacer casas improvisadas, por ejemplo con tela, y construir una serie de habitáculos y servicios comunes, como una cocina o una estación de carga para la energía solar. Rizando el rizo, se espera poder reutilizar los desechos orgánicos en compost. Y, cómo no, se desea que su labor sirva de inspiración a personas de buen corazón dispuestas a ayudar al prójimo o, todavía mejor, a políticos dispuestos a asumir sus responsabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *