Eco trucos para la limpieza del hogar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Productos naturales limpieza hogar
La limpieza del hogar es una actividad muy ingrata, qué duda cabe, pero tan necesaria que realmente sirve de poco lamentarse. Lo que sí podemos mejorar es la forma en la que la realizamos para conseguir unos resultados eco amigables que ayuden a que nuestro hábitat sea más saludable, al tiempo que cuidamos el medio ambiente.

En este post vamos a dar algunos trucos de sencilla aplicación que nos permitirán conseguir una limpieza más verde sin necesidad de hacer grandes cambios. En muchos casos, bastará con aplicar algunos productos naturales o alimentos que tengamos en la despensa, como el jabón natural bio, el vinagre o, por ejemplo, los cítricos.

Trucos para una limpieza natural

Buscar alternativas a los productos químicos es más fácil de lo que pueda parecer. Siguiendo la máxima de elegir productos seguros, no tóxicos y prácticos, la limpieza y mantenimiento de la madera puede ser tan sencilla como aplicar una fórmula natural en la que combinemos aceite de oliva, zumo de limón y vinagre.

Mezclemos en un recipiente herméticamente cerrado un cuarto de taza de aceite de oliva y otro tanto de zumo de limón o de vinagre y agitamos. Al aplicar, bastará con impregnar un trapo con la mezcla y aplicar sin empapar. Luego, dejamos secar y finalmente sacamos brillo con un paño suave, de algodón o microfibra.

Los productos antipolvo, ya sea en forma de líquido o de spray, son innecesarios si aplicamos una bayeta ligeramente humedecida sobre las superficies de que se trate. De este modo, evitamos que el polvo vuelva a la atmósfera.

Otro truco que funciona a la hora de limpiar los cristales tiene en el limón un gran aliado. Logremos limpiar las ventanas, espejos y cualquier cristal con este antiséptico natural. Para ello, apliquemos medio limón, incluso después de usarlo para sacar su zumo. A continuación, secar con papel de periódico hasta que quede sin rastro de huellas.

La higiene del suelo también es muy importante. Si buscamos desinfección no es necesario optar por lejías ni similares. Añadamos al cubo del agua para fregar jabón natural líquido que habremos confeccionado con escamas de jabón natural biodegradable, así como 30 gotas de aceite de árbol de té.

El vinagre puede sustituir al aceite de árbol de té, si bien lo ideal es usar una u otra en superficies más o menos delicadas, teniendo en cuenta que el vinagre es más corrosivo.

En todo caso, hagamos una pequeña prueba en un lugar no visible con anterioridad, para así asegurarnos. Tengamos especial cuidado con las encimeras de granito, los grifos y los lavabos o los fregaderos, bañeras, bidés y cualquier otro lugar que pudiera perder su brillo al contacto con el vinagre.

Pasar el mocho
En muchos casos, por otra parte, será suficiente con aumentar la cantidad de agua o reducir la de vinagre. Es importante encontrar la formulación que mejor se ajuste a nuestras necesidades, ya que el vinagre es tan efectivo y económico que sería una pena descartarlo a la primera, sin antes probar posibles combinaciones.

Del mismo modo, para desinfectar superficies preparemos un spray casero mezclando 20 ó 30 gotas de este aceite por cada cuarto de litro de agua y agitar bien antes de cada uso. Sin más complicaciones, simplemente pasando luego un paño para extenderlo y, como último paso, secar.

Acabar con el moho, por último, también es posible sin necesidad de recurrir a productos convencionales. Tan fácil como pulverizar regularmente la solución mencionada anteriormente del aceite de árbol de té. Eso sí, será mucho más económico aplicar vinagre puro o ligeramente diluido, en función de la gravedad del problema y del tipo de superficie de que se trate.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *