Lauren Singer o el reto de vivir sin generar basura

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Blogger-Lauren-Singer
Si las blogueras de belleza y moda son tendencia, la ecología también es una temática que tiene su tirón. Lauren Singer es un buen ejemplo de ello. Y es que esta joven neoyorquina tiene mucho que enseñarnos sobre cómo conseguir que nuestro día a día sea mucho más eco amigable.

Su enorme hazaña ha sido haber generado tan solo un pequeño tarro de residuos en tres años. Pero no solo eso. Tratándose de una blogger comprometida con el medio ambiente, fomentar la conciencia ecosostenible significa muchas más cosas, entre otras elaborar alternativas para la higiene personal y doméstica.

Objetivo: una vida cero residuos

Tiene 25 años y lleva ya unos cuantos predicando con el ejemplo. Graduada en estudios ambientales por la Universidad de Nueva York, ha buscado y encontrado el modo de no generar residuos en su día a día.

Básicamente, no necesita cubo de basura porque se las apaña fantásticamente para no generarla. Pongamos algunos ejemplos para entender mejor cómo lo hace. Su modus vivendi basada en la filosofía de los cero residuos, como una de sus primeras medidas, se basó en rechazar los plásticos.

¿Pero, cómo lo hace? Reducirlos está al alcance de todos, pero prescindir de ellos hoy en día parece cosa imposible. No lo ha sido para ella, sin embargo. Se lo propuso y lo está logrando, entre otras razones, gracias a comprar alimentos a granel y comprar ropa de segunda mano.

A nivel de limpieza y cuidado personal, se hace sus propias recetas y lleva a cabo la máxima ecológica de las tres erres, buscando siempre el modo de reducir, reutilizar y reciclar.

La apuesta de esta bloguera llega más lejos. En este mundo nuestro tan amigo de los desechos, no tendría sentido centrarse solo en el plástico. Así pues, cuando genera basura orgánica la lleva a un lugar donde la transforman en compostaje.

También compra en mercadillos locales donde se venden productos artesanos, sin embalajes de ningún tipo. No le resulta fácil encontrar alternativas, dice, pero sí lo ha sido renunciar a lo convencional.

Para completar su vida, vigila el consumo de energía, tanto en su hogar y trabajo como a la hora de moverse. No en vano, el transporte es una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero.

Por descontado, no tiene coche, usa a menudo el coche de San Fernando y recurre al transporte público cuando no hay más remedio. Es un pequeño gesto que añade a otros muchos con el fin de ser coherente con su pensamiento ecológico.

“Si quería decir que era ecologista tenía que demostrarlo en mí día a día. No podría llenar mis basuras de desperdicios y hablar de lo importante que era ser ecológicos”, explica.

Su apuesta por lo verde es pura inspiración para cualquiera que desee proteger el medio ambiente aligerando su impacto ambiental de forma cotidiana. No le ha resultado fácil, lo reconoce, pero el reto bien ha valido la pena.

Lauren Singer
Por ella, porque es lo que buscaba, ser coherente con sus ideas y luchar por ellas hasta lograr realizarlas, y también para las personas que puedan seguir sus pasos. No es necesario seguir sus pasos al pie de la letra, ni comprometerse de un modo extremo.

Como ella misma sugiere, lo importante es que nos atrevamos a demostrar con nuestros gestos que queremos cambiar las cosas. El simple hecho de hacerlo, de demostrar abiertamente que esas alternativas son posibles y apostamos por ellas tiene un potencial absolutamente revolucionario a nuestro alrededor.

En este caso, como en tantos otros, un grano no hace granero, pero ayuda al compañero. Si además sentimos el compromiso con la naturaleza, también nos hace sentir mucho mejor con pequeñas cosas, y eso vale lo que no está escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *