Logran limpiar la contaminación de microplásticos en mares y ríos con imanes

plastico-agua
Los microplásticos se han convertido en uno de los principales problemas medioambientales hoy en día y no solo por su impacto en la alimentación de las especies que habitan los diferentes ecosistemas acuáticos y por su paso a la cadena alimenticia, sino también porque su limpieza supone todo un reto. Un proceso que, ahora, puede ser más fácil gracias a un nuevo desarrollo que se basa en unos imanes especiales que limpian las aguas sin dañar a los microorganismos que viven en ellas.

El desarrollo

El sistema desarrollado se basa en emplear unos imanes de reducido tamaño con base de carbono en forma de bobina, lo que permite limpiar las fuentes de agua de los microplásticos contaminantes sin causar daños en los microorganismos.

Estos imanes son una especie de nanotubos de carbono mezclados con nitrógeno que son los que ayudan a impulsar la generación de especies reactivas de oxígeno. Los investigadores tuvieron que generar químicos de corta duración –estas especies reactivas de oxígeno-, que desencadenan reacciones en cadena que a su vez cortan las moléculas largas que conforman los microplásticos en segmentos pequeños e inofensivos. Estos segmentos se acaban disolviendo en agua.

El problema de este sistema es que las especies reactivas de oxígeno se producen habitualmente empleando metales pesados como el hierro o el cobalto, que son contaminantes y no adecuados para el medioambiente.

plastico-agua
Esto llevo a que se emplearan una especie de nanotubos de carbono con los que se elimina una fracción importante de los microplásticos en ocho horas, mientras permanecen estables en las condiciones oxidativas necesarias para descomponer los microplásticos.

Además, gracias a la forma espiral se aumenta la estabilidad, aparte de maximizar el área de superficie reactiva. Aparte, se incluyó una cantidad pequeña de manganeso en los nanotubos para evitar que el agua se filtre y hacer que los minúsculos resortes se volvieran magnéticos.

De esta manera, con los nanotubos magnéticos es más fácil coger los microplásticos de las corrientes de aguas para limpiarlas. Un sistema que también tiene la ventaja de que puede emplearse de forma reiterada en el medioambiente.

Artículos relacionados:

Los bioplásticos en el punto de mira: detectan nanopartículas nocivas para los ecosistemas acuáticos

Los microplásticos pasan a formar parte de la dieta alimenticia de las personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *