Cargador de móvil que se carga con el movimiento del cuerpo humano

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter7Share on Google+0

HandEnergy
Se llama HandEnergy y su nombre ya nos da una pista sobre su función. Básicamente, es una batería que se recarga con el movimiento del cuerpo, por ejemplo, con solo girar la mano.

Tras lograr sus objetivos de financiación en la plataforma de crowfounding kickstarter, se prevé su comercialización a partir de marzo de 2017 con un precio de partida de unos 99 euros. Al margen del precio, un tanto prohibitivo, si bien bajaría con una producción a escala, se trata de un ingenioso intento de alargar la vida de la batería de los dispositivos móviles mediante un generador de electricidad de bolsillo.

Energía limpia en tu mano

Con la peculiaridad de haber sido inventado por un joven bielorruso de 19 años, Michael Vaga, convencido de que no hay necesidad de encontrar un enchufe para cargar un dispositivo. En efecto, con su invento, cargar el móvil en cualquier lugar y momento es perfectamente posible, emulando otros inventos similares como las baterías portátiles u otros dispositivos también basados en la cinética.

En este caso, es posible cargar el teléfono con sólo girar la mano, puesto que se activa el giroscopio del dispositivo, con lo que se produce energía. A partir de este movimiento, la energía generada puede guardarse para usarse posteriormente o bien realizar la carga de forma inmediata.

Vaga necesitó más de un año en perfeccionar el invento con la elección de los materiales idóneos, si bien la idea resulta sencilla. “Con cada rotación de la mano, la velocidad del rotor, cuya velocidad media es de 5.0000 rpm. se incrementa significativamente y genera más energía”, explica.

Partiendo de la cinética, es decir, de una “energía mecánica” (la suma de distintas energías de un cuerpo en movimiento, incluyendo aquella) que generamos nosotros mismos de forma sencilla se consigue su traducción a “energía eléctrica, y esto significa que puede cargar el dispositivo”, dice el padre de la criatura, que vive en Minsk, Bielorrusia.

Así surgió la idea

La idea surgió a partir de Powerball, la conocida pelota de entrenamiento de muñeca, un “un giroscopio de mano de gran alcance”. A partir de ella “se nos ocurrió crear algo similar añadiendo en su interior una batería, una bobina de metal y los imanes con el objetivo de generar electricidad”, concluye.

Fue así como, tras una docena de prototipos y el apoyo económico necesario, se fabricará el modelo definitivo. Su slogan y pormenorizadas explicaciones han sido un reclamo suficientemente para llevar al invento hasta el final.

“Generar energía limpia con el poder de tu cuerpo para cargar tu smpartphone, tableta u otros dispositivos en cualquier momento y lugar”, reza el eslogan, además de contar con algo tan importante como una buena idea que atrape. Lo más importante, en realidad.

Michael-Vaga
El invento está pensado para personas que no tienen acceso a una fuente de alimentación convencional. Y es que no todo son ventajas, por lo que resulta un tanto pesado e incómodo su uso en situaciones cotidianas, en las que tenemos cerca fuentes de alimentación.

No en vano, para cargar completamente las baterías del aparato se necesita entre 40 minutos y una hora, siempre y cuando no se está cargando al mismo tiempo el teléfono, en cuyo caso aún se precisaría más tiempo.

Como aspecto positivo, poder vivir tranquilo, sin estar pendientes de que la batería esté acabándose o no. Además, no hay que ir buscando dónde cargarlo, puesto que nuestro propio cuerpo puede generar la suficiente energía para cargarlo dónde y cuando sea necesario.

Ni siquiera hay que tener un buen juego de muñeca, porque la energía se transmite realizando suaves movimientos. Aunque, de nuevo la contraparte, solo será útil para cargar pequeños dispositivos. Al menos, por ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *