Suecia genera energía con la ropa que no se vende

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

ropa-energia
Hasta ahora se conocían muchas iniciativas que permitían reciclar tanto la ropa ya utilizada como la que no se vendía. Normalmente, eran procesos con los que se conseguían fabricar otros tejidos, dándoles así una nueva vida. Más desconocidos son otros usos de las prendas de vestir para la generación de energía. Una iniciativa por la que está apostando Suecia, que emplea la ropa que no se comercializa de la firma H&M para disponer de electricidad y sustituir el uso del carbón.

El proyecto

Este proceso de obtener energía a través de la ropa se está llevando a cabo en la central térmica de Vasteras, que está situada al noroeste de Estocolmo. El objetivo es poder producir electricidad con la ropa con el fin de sustituir la utilización del carbón, cuyo empleo llegó a su punto álgido en el año 1996 con 650.000 toneladas. Con esta iniciativa, la planta se ha marcado el reto de que en el año 2020 esta instalación no utilice combustible fósil y tan solo se quemen residuos que son reciclables.

La planta, que es propiedad de la compañía Malarenergi, ve así en la ropa un recurso que se puede utilizar para obtener electricidad. En este proceso tan solo se emplearán prendas de vestir que no van a ser utilizadas, priorizándose la destrucción de la ropa que tenga moho y que no cumplan con las restricciones de productos químicos que están fijadas por ley.

De momento, en estas instalaciones ya se han quemado alrededor de 15 toneladas de ropa que H&M ha descartado. Una cantidad que, aunque puede parecer importante, es todavía pequeña ya que supone una mínima parte de las 400.000 toneladas de basura que se queman en esta central desde la que se suministra energía a alrededor de 150.000 hogares.

ropa-energia

Apuesta por los biocombustibles

Esta iniciativa no es la única de plantas térmicas en Suecia, país en el que todos estos centros tendrán que emplear biocombustibles o quemar basura reciclada en el horizonte de 2020.

Estas centrales suministran todavía energía a algunas localidades suecas, aunque la mayor parte de la producción eléctrica en Suecia procede de energías limpias por sus sistemas de plantas hidroeléctricas, eólicas y nucleares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *