Consiguen convertir los purines en biogás con bacterias púrpuras

cerdos-purines
El porcino en España tiene un especial peso en la economía agrícola y ganadera, además de ser uno de los sectores más importantes por producción, situándose incluso en cabeza a nivel mundial. Sin embargo, estas explotaciones presentan el problema de los purines porque tienen una importante acción contaminante por lo que siempre están en el punto de mira. Pero no son los únicos que contaminan porque purín es cualquier residuo de origen orgánico. A través de la investigación, se trata de buscar diferentes soluciones. Y, ahora, llega una nueva que permite utilizarlos para la generación de biogás. Un proceso que se realiza con las bacterias púrpuras.

La investigación

La investigación se ha centrado en los purines de granjas porcinas. El proceso llevado a cabo en el Instituto de Procesos Sostenibles de la Universidad de Valladolid se centra en utilizar bacterias púrpuras para purificar y transformar estos residuos en un biogás con alta pureza: biometano.

El proyecto ha permitido desarrollar una tecnología incipiente, que aúna dos procesos secuenciales. Uno de ellos es la purificación de gas biogás, mientras que la otra es la digestión anaerobia de residuos ganaderos para transformar estos purines en el biogás.

Para ello, se emplea la bacteria púrpura, que es el microorganismo fotosintético que facilita la transformación porque es capaz de captar la energía infrarroja del sol y nutrirse con el fósforo, nitrógeno y la materia orgánica que se encuentra en los purines.

cerdos-purines
De esta manera, estos organismos llevan a cabo la fotosíntesis anoxigénica con fijación de dióxido de carbono y ácido sulfhídrico para obtener este gas, que es renovable y limpio y que se puede pasar a la red de gas natural directamente o bien emplearse como combustible para el sector del automóvil.

Resultados

Aunque la investigación está todavía en fase inicial, este proceso podría ser una solución efectiva para poner punto y final al problema de los purines y evitar la gran cantidad que se emplea como biofertilizantes sobre los suelos que, en ocasiones, están saturados.

Además, este uso también tiene consecuencias sobre el medioambiente porque se contaminan los acuíferos y las aguas subterráneas, aparte de producirse otros efectos como la abrasión del suelo.

Artículos relacionados:

Las lentejas de agua se reciclan en biofertilizantes

El estiércol de elefantes y rinocerontes ayuda a recuperar el suelo

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *