Estas son las amenazas futuras (también presentes) de los mares

riesgos-mares
Por más que se ponen medidas para preservar un buen estado en los mares y océanos, no dejan de detectarse riesgos que ponen en peligro su hábitat. Un grupo de científicos de la Universidad de Cambridge ha elaborado una lista con los 15 problemas más importantes y que se prevé que tengan un impacto significativo en la vida marina en la próxima década. ¿Cuáles son? Aquí hacemos la lista.

Los riesgos

Una de las principales amenazas está de plena actualidad. Se trata de los incendios que también impactan en el medio marino porque emiten aerosoles y partículas con elementos químicos como nitrógeno, fósforo y trazas de metales como cobre, plomo y hierro. Estos componentes son transportados por el viento y la lluvia, pudiendo acabar depositados en los ecosistemas marinos.

En segundo lugar, los investigadores apuntan al llamado Coastal darkening u Oscurecimiento costero porque el calentamiento global y la contaminación, entre otros agentes, está enturbiando el agua y atenuando la luz que es clave para el buen funcionamiento de los ecosistemas marinos. Esto puede hacer, si se produce de forma continuada, que se produzcan alteraciones permanentes.

Otro de los impactos con el que hay que tener cuidado es la contaminación por metales porque la edificación marina consecuencia del cambio climático incrementa la absorción y la toxicidad de los metales en el agua del mar y los sedimentos, impactando en la fauna marina.

riesgos-mares
Los científicos igualmente alertan de la migración climática por el hecho de que hay partes del océano que cada vez son más inhóspitas, así como de la alteración del valor nutricional de los peces porque el efecto del calor en la cantidad de ácidos grasos esenciales que el plancton puede crear.

La lista continúa con la búsqueda de nuevas fuentes de colágeno para su uso en cosmética, farmacia o biomedicina; el consumo de los productos considerados de lujo como las vejigas natatorias de pescado; el impacto de la pesca profunda; la extracción de litio del mar y las nuevas infraestructuras marinas como los parques eólicos marinos, entre otras.

La lista se completa con el interés creciente por las ciudades marinas flotantes; la contaminación de las energías verdes porque las baterías de los coches eléctricos no se suelen reciclar como residuos nocivos aunque tienen el riesgo de emitir ciertos elementos tóxicos durante su ciclo de vida; las acciones de seguimiento de las especies instaladas en las profundidades y el desarrollo de los robots blandos por la posibilidad de abandonar desechos en zonas in exploradas. Finalmente, no hay que olvidar el impacto que pueden tener los nuevos materiales biodegradables.

Artículos relacionados:

Los terremotos submarinos pueden ayudar a medir la temperatura de los océanos

Lavar la ropa llena de microplásticos los océanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.