La contaminación afecta al cerebro de los niños

polucion-ninos
Más de un estudio ha puesto de manifiesto que la contaminación influye negativamente en la salud de las personas, siendo los niños el colectivo más vulnerable. Entre los factores de esta mayor sensibilidadestá el hecho de que, por su estatura o por ir en carritos, están más cerca del aire contaminado que emiten, por ejemplo, los tubos de escape. Un hecho que influye en su sistema respiratorio. Sin embargo, ahora una nueva investigación ha puesto de manifiesto que la contaminación y, en concreto, respirar aire contaminado daña su cerebro.

El estudio

Los últimos estudios sobre salud y contaminación han constatado que el aire contaminado es tóxico para el cerebro de los niños, además de dificultar su desarrollo cognitivo.

Y, a pesar de que todavía no hay datos concretos sobre esas afecciones, la Agencia Europea del Medio Ambiente cifra en 30.000 personas fallecidas en España como consecuencia de la contaminación y por afecciones concretas en los sistemas respiratorios y cardiovasculares.

A falta de estos números con niños, los estudios observacionales sí han podido establecer una relación directa entre el humo del tráfico y la ralentización del aprendizaje de los niños, lo que viene a confirmar los hallazgos realizados en 2014 de expertos en salud ambiental, que ya hablaban de una pandemia de neurotoxidad en los más pequeños.

polucion-ninos
Esto se ha traducido un aumento de, por ejemplo, casos de autismo y de trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Además, se ha notado una mayor incidencia de la dislexia y de otros problemas cognitivos.

Fetos

Los problemas detectados no solo se han observado en los niños, sino que también se han apreciado en los fetos en los que se producen daños cuando las mujeres embarazadas respiran aire contaminado.

En concreto, las investigaciones realizadas han arrojado datos clave como la incidencia de estar expuestos a hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) –se emiten en la quema de combustibles fósiles-, de manera que peor es el desarrollo neurológico de los hijos cuando las madres tienen una mayor exposición a PAH.

Son solo algunos datos que ponen de manifiesto este problema y que apuntan a la necesidad de cuidar el planeta y de apostar por ciudades y entornos más sostenibles y respetuosos con el medio natural.

Artículos relacionados:

La contaminación puede cambiar el corazón

La dieta mediterránea frena la contaminación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *