Las tejas solares de Tesla llegan al mercado

Share on Facebook9Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Cubierta solar Tesla
Elon Musk, fundador de Tesla Motors, entre otras exitosas empresas como Paypal o Space X, sigue avanzando en el proceloso mercado de las energías renovables. Además de coches eléctricos y baterías para el hogar, se atreve también con los innovadores tejados solares, que ahora saca al mercado.

Si hace alrededor de un año sorprendió al mundo con su revolucionaria idea de fabricar tejas solares al adquirir SolarCity, por fin el proyecto se ha convertido en una realidad. Superadas las pruebas del desarrollo, Elon Musk anuncia por fin que comenzarán a venderse desde esta misma semana.

Baterías domésticas, coches eléctricos y tejas solares

Las tejas solares se comenzarán a vender primero en Estados Unidos, pero no llegarán hasta 2018 a otros países, como Australia o Reino Unido. En un primer momento, las tejas serán lisas o con texturas y únicamente de color negro. En los próximos meses, se ampliará la oferta, según apunta Musk. En todo caso, serán tejas durables, más resistentes incluso que los materiales con los que se construyen normalmente los tejados.

También serán tejas ligeras, y tendrán la gran ventaja de evitar la instalación de paneles solares, como está haciéndole hasta ahora. Su intención, más allá del obvio interés en obtener beneficios económicos, no es otra que seguir avanzando en su política de empresa orientada a la popularización de las energías verdes. Aunque, eso sí, sus coches eléctricos a día de hoy son un lujo al alcance de muy pocos.

En cuanto al precio, Musk hace unas cuentas un tanto curiosas para afirmar que serán más baratas que instalar paneles. Para ello, tiene en cuenta desde el coste de la construcción de los tejados tradicionales, el ahorro en electricidad que suponen y las subvenciones. En otras palabras, se trata de una opción económica para quien construya una casa desde cero, disponga del dinero necesario para invertirlo en ello y, finalmente, además viva en un país donde este tipo de instalaciones se subvencionen. Por lo pronto, una minoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *