Nacen las webs .eco, el nuevo dominio ecologista

Joven navegando con un portatil
Las webs punto eco, una extensión de dominio de reciente creación, son un caramelito en dulce para las empresas que aspiran a hacer un lavado verde a costa de un marketing falsamente ecológico, del que tantas veces se usa y abusa. Afortunadamente, sin embargo, para poder utilizarlo se han de cumplir estrictos requisitos que no siempre están a su alcance, y ello gracias al importante logro de las organizaciones ecologistas tras mucho batallar para lograr su control.

Será el consorcio internacional The .ECo Council, formado por varias organizaciones ecologistas, el que gestionará tanto su creación como la utilización que de él se haga, gracias la adjudicación realizada previamente por la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números de Dominios (ICANN, por sus siglas en inglés).

¿Quién podrá comprar un .eco?

Siempre que se cumplan las exigencias establecidas por sus gestores, la nueva terminación para páginas web eco podrán utilizarla empresas, personas, organizaciones e instituciones de todo tipo dedicadas a la conservación del medio ambiente. Por lo tanto, su uso no se restringe a las organizaciones sin ánimo de lucro y, por otro lado, el internauta y, en general, el consumidores, tendrán la certeza o, al menos, una mínima garantía de que el contenido no es meramente propagandístico.
Portatil con pagina web eco
Big Room Inc es el nombre concreto de la organización que coordinará las concesiones, y ahora lo que se espera de ella es que no acaben especulando a la hora de conceder las extensiones de dominio .eco, ya que estamos estamos hablando de un negocio de millones de dólares. Durante los próximos meses se darán a conocer las normas de funcionamiento y plazos de entrada en servicio del dominio .eco.

Un gran logro

La petición de una extensión de dominio para páginas sobre temas verdes como el medio ambiente, la ecología o el cambio climático ha sido una reivindicación de Dot Eco LLC (o Punto Eco LLC) desde hace largo tiempo, que finalmente ha conseguido una respuesta positiva por parte del ICANN.

Han sido necesarios seis años para lograrlo, y haberlo hecho se considera mucho más que una simple nomenclatura. Detrás de ese breve .eco se esconde un intento por promover la conciencia ambiental lo máximo posible. Pero hasta que se ha hecho realidad, ha sido necesario superar numerosos obstáculos, polémicas incluidas.

Sobre todo, hasta conseguir el reconocimiento del ICANN ha tenido que oponerse con decisión a la intención de una serie de entidades privadas interesadas en la adjudicación, que esperaban adquirirlo en una subasta que finalmente no se ha producido. Aunque habían anunciado que estaban dispuestos a hacer pujas estratosféricas, la batalla la ganaron las organizaciones ambientalistas.

En efecto, el camino ha sido largo y difícil, si bien la propuesta también recibió apoyos importantes, como el de Mijail Gorbachov, Cruz Verde Internacional o la Alliance for Climate Protection (Alianza para la Protección del Clima), organización de Al Gore, ex vicepresidente de Estados Unidos.

Punto Eco LLC, una asociación de organizaciones y personas unidas para tal fin, pidió la creación de la extensión .eco al ICANN solicitando además su control, habida cuenta de que se trata de un negocio millonario no sólo para la organización que administre su otorgamiento sino por el potencial económico que supone a nivel de marketing ecológico.

Precisamente, en este segundo punto radicaba el problema, pues el objetivo era preservar su función proteccionista, es decir, destinarlas a organizaciones humanitarias sin ánimo de lucro y a la lucha contra el cambio climático. Aunque se permitirá la entrada de entidades lucrativas, será bajo estrictos controles, por lo que, de algún modo, se ha conseguido el objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *