Objetos a partir del reciclado de palés


Made in China es una exposición de arte, pero también un modo de protesta que invita a una reflexión sobre el sistema económico actual, que está muy lejos de ser sostenible. El proyecto es una idea de Guillem Ferrán , un diseñador industrial que ha trabajado en estudios y multinacionales en Francia y en Italia y que, actualmente, ofrece sus servicios de diseño de producto y de interiores, así como dirección de arte para empresas locales.

Según este diseñador industrial y artista, tal vez el 95% de los productos que se consumen se fabrican en el continente asiático. De ahí el nombre de la exposición. Sería más correcto hablar de Made in Asia, pero perdería la gracia. Varios factores han convergido para que se produzca esta situación: la búsqueda, por parte de las empresas, de la mayor rentabilidad posible sin tener en cuenta las condiciones de sus trabajadores ni el respeto por el medio ambiente, la globalización económica y su consecuencia, la deslocalización de la producción. La manufactura de los productos se traslada a lugares del mundo donde se permite la especulación de la mano de obra más barata. Es decir, Asia. China, en concreto, tiene en la actualidad una inflación del 4% mientras su producción industrial crece un 13% mensualmente. Hay que añadir las copias de productos originales que se producen en estos países (y en cualquier otro).

Los que defienden este sistema económico alegan, principalmente, el abaratamiento del precio para el consumidor final, es decir, para europeos y americanos principalmente. Pero, según Guillem Ferrán, este bajo precio es fruto del ahorro en investigación, inversión y diseño. Se calcula que el 7% del comercio mundial es pirata.

Así pues, este joven diseñador industrial ha creado una exposición donde se muestran objetos diseñados y construidos reutilizando láminas de palés desechados. Además, estos objetos son fáciles de montar por cualquier persona. Los objetos son un tope de puerta, un revistero, un caballete, una estantería, un nido, una lámpara, una mesilla de noche y un taburete. Aunque algunos preferirán ir a Ikea y pagar por muebles de la misma calidad antes que hacerlo ellos mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *