Superbus, autobús eléctrico


Coches eléctricos, motos eléctricas, ¿pero qué pasa con el transporte público? Wubbo Ockels, un diseñador con una parte de visionario, propone autobuses de pasajeros eléctricos. El diseñador fue el primer holandés en subir a la estación espacial internacional como turista y ahora quiere revolucionar el mundo del transporte. Su creación ha sido bautizado como Superbus.

El Superbus es una especie de tren, pero que circula por la carretera a gran velocidad. Y, lo más importante, se mueve gracias a la propulsión que consigue con sos potentes motores eléctricos. El proyecto Superbus comenzó en 2004. Desde entonces, ha ido evolucionado, mejorando, hasta llegar al modelo actual, un autobús futurista y de escasa altura (parece una enorme limusina) de quince metros de largo y una capacidad para 23 pasajeros.

Se accede al Supergenia a través de las ocho puertas con las que cuenta, que se abren hacia arriba, con apertura tipo ala de gaviota. Es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. En otras palabras, puede ser una dura competencia para el tren de alta velocidad y, como éste, sin usar petróleo. El Superbus es un espacio de lujo y comodidad.

En cuanto a las características técnicas, el Superbus dispone de un motor de 300 kW de potencia nominal y es capaz de alcanzar una potencia máxima, durante 1 minuto, de 600 kW (lo que equicale a 818 CV) capaces de impulsarlo a esa velocidad máxima de 250 km/h.

Sus diseñadores no se han olvidado de la aceleración y de los frenos. Aseguran que es capaz de frenar,, viajando a una velocidad de 250 km/h, en 200 metros. En esta frenada, además, aprovechará para recuperar una buena cantidad de energía, pues cuenta con un sistema de freno regenerativo.

El Superbus puede recorrer 210 kilómetros con cada recarga de sus baterías litio. Quizá este sea su punto más débil, como lo es en otro tipo de vehículos eléctricos. Tal vez habría que aprovechar su tamaño e incluir más baterías. El otro gran problema serían las curvas cerradas. En todo caso, es un primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *