Crean una herramienta para tratar la contaminación por olores

contaminacion-olores
Cuando se habla de contaminación, siempre se tiende a pensar en la polución, las emisiones de gases… pero también los olores contaminan. Es una contaminación que, quizá, es menos conocida pero que también es importante abordar. Para ello, se ha creado una nueva herramienta para la gestión de los olores contaminantes, que tiene la particularidad de combinar Big Data, Inteligencia Artificial e Internet de las Cosas.

La herramienta

Esta herramienta ha sido realizada por científicos de la compañía española Meteosim, instalada en el Parque Científico de Barcelona, y de la multinacional alemana Olfasense. Este equipo ha desarrollado una plataforma inteligente para la gestión de olores contaminantes, que se denomina Ortelium.

Esta herramienta se caracteriza por proporcionar una solución integral en la gestión de olores para empresas y entidades públicas cuya actividad genere emisiones atmosféricas con impacto odorífico en el entorno.

La plataforma viene así a solucionar el problema de la gestión de olores, que es complejo y por lo que ha sido necesario combinar varias tecnologías con el fin de disponer de una herramienta sencilla y que responda a las necesidades particulares de cada sector de actividad.

contaminacion-olores
La herramienta puede utilizarse, por ejemplo, en actividades vinculadas con el tratamiento de aguas residuales e industrias como las papeleras, químicas o alimentarias, que representan un mercado potencial de alrededor de 100 millones de euros en Europa en relación a la determinación de impactos odoríficos.

Funcionamiento

La herramienta recoge, visualiza, explota y procesa los datos de sensores IoT, modelos numéricos y planos de producción, analizando a su vez el impacto ambiental de episodios pasados, actuales y futuros.

El objetivo es así favorecer una toma de decisiones inteligente en tiempo real para gestionar adecuadamente las actividades que generan el olor. Su utilización también permitirá detectar situaciones de riesgo en pocos segundos y disponer de información para modelos predictivos que puedan complementar este tipo de soluciones de gestión ambiental proactiva.

Entre sus ventajas también figuran el ahorro de costes y la posibilidad de valorar la efectividad de medidas de control de olores antes de su puesta en marcha.

Ärtículos relacionados:

Los niveles bajos de contaminación también dañan los pulmones

La contaminación también afecta a las nubes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *