Diez maneras de reducir tu huella de carbono durante un viaje

Viaje como reducir la huella de carbonoLos viajes que implican hacer largos trayectos y buscar hospedaje obligan a contaminar más de lo habitual, con lo que la huella de carbono se dispara de forma casi inevitable. Sin embargo, siempre hay alternativas verdes que nos ayudan a mantener nuestro estilo de vida sostenible.

En este post daremos un repaso a algunas de las claves esenciales que hemos de tener en cuenta para reducir la huella de carbono durante el viaje a través de 10 sencillos consejos que nos ayudarán a planearlo de forma más ecológica. El objetivo no es tanto cuidar el planeta, pues cualquier viaje supone un coste ambiental, sino hacer que éste tenga el menor impacto posible.

1.Opciones de transporte: Lógicamente, hemos de intentar optar por el transporte más eficiente desde un punto de vista ecólogico. Tengamos siempre en cuenta que el avión es un gran emisor de CO2 -en especial si hacemos escala, pues las emisiones se disparan en el despegue y aterrizaje- y que su alternativa verde más aconsejable para trayectos largos es el tren.

En concreto, la red europea está bastante electrificada, por lo que resulta más limpia, aunque siempre será mejor opción caminar, la bicicleta o hacer trayectos cortos utilizando el transporte público. No sólo son verdes, sino también más económicas que el coche.

Si decidimos ir en coche, quizá nos convenga el alquiler de un híbrido o coche eléctrico y, en todo caso, que sea del tamaño adecuado y no tenga un gran consumo de gasolina. Una vez lleguemos al destino, a ser posible cogerlo sólo lo imprescindible.

2.Conducción ecoamigable: Una conducción más segura y eficiente desgasta menos el coche, ahorra emisiones y también dinero. Si no has empezado a ponerlas en práctica, hacerlo ahora podría ser una buena manera de empezar.

3. Objetos de viaje reutilizables: En los viajes suelen hacerse paradas para descansar durante el trayecto en carretera. Seamos previsores y llevemos bebida y comida en envases reciclables, por ejemplo una cantimplora, vasos, platos y cubierto reutilizable, pues comprarlo significa adquirir envases desechables que además normalmente han llegado hasta allí mediante transporte.

4.La estancia: Hoteles ecológicos, rurales, acampada… Cada vez hay más opciones sostenibles para alojarse. Valoremos nuestras posibilidades económicas y la oferta de la zona para hacer una elección inteligente por ubicación geográfica (para ahorrarnos desplazamientos o para estar más cerca de la Naturaleza), infraestructura (construcciones bioclimáticas, iluminación de bajo consumo, sistema de reciclaje, energías renovables…) y funcionamiento en general.

6.Consumo de luz y agua: Aunque el hotel o el lugar donde nos hospedemos incluya en el precio el consumo del agua y luz e incluso de la comida, el despilfarro es un gasto innecesario de recursos que tienen un importante coste ambiental. No se trata de practicar un estilo de vida espartano sino de ser comedidos y utilizar sólo lo necesario.

5.Comprar y comer local: Si nos es posible, compremos productos locales para comer y para adquirir cualquier otro objeto que necesitemos. Encontraremos buenas opciones en los tradicionales mercados, así como en restaurantes que ofrecen menús locales.

7.Ocio ecoamigable: El consumismo no es amigo de la ecología, pero tampoco hacemos un favor al entorno si hacemos caminatas o disfrutamos del medio ambiente dejando basura, haciendo fogatas y, en suma, alterando los ecosistemas. Una idea interesante es seguir los senderos señalizados y protegernos de posibles riesgos, como de la presencia de algún animal o de extravíos.

Reducir la huella de carbono en un viaje
8.Souvernirs: La costumbre de llevar recuerdos es compatible con una actitud verde, siempre y cuando no caigamos en un consumo exagerado ni compremos productos hechos de animales en peligro de extinción o plantas.

9.Reciclar al regreso: Si hay objetos que no podemos reciclar o que en casa solemos reutilizar, siempre que no suponga un problema está la opción de llevar esos desechos con nosotros de vuelta para poder hacerlo una vez regresemos.

10.¿Es necesario viajar?: Esta pregunta quizá debiera ser la primera. Lo cierto es que no se necesita ir tan lejos para conocer sitios hermosos. La staycation siempre es una alternativa a considerar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *