Imago, la trampa biodegradable para controlar plagas de insectos

trampa-biodegradable-plagas
El control de las plagas es un problema importante en el sector de la agricultura, pero también en huertos urbanos o en zonas de jardines y de parques en las ciudades. Hoy en día, se apuesta cada vez más por utilizar productos que sean menos contaminantes, tratando de evitar el empleo de los fitoquímicos. En esta línea más sostenible se enmarca un nuevo desarrollo. Se trata de Imago, que es una trampa biodegradable para controlar las plagas de insectos.

El desarrollo

Esta innovadora trampa ha sido realizada por la empresa Somni Project, que está ubicada en el Centre Bit de Menorca. En estas instalaciones se ha gestado este producto, que ahora se ha convertido en realidad bajo el nombre de Imago.

Este desarrollo se centra en una trampa para insectos, que se caracteriza por ser una solución más sostenible y respetuosa con el medio ambiente para el control de este tipo de plagas en diferentes entornos.

Por ejemplo, se puede emplear en los sectores vitivinícola, agrícola, frutícola, hortícola y forestal, siendo una solución que está diseñada para capturar más de 140 especies de insectos.

trampa-biodegradable-plagas
Dentro de estas especies, por ejemplo, ha demostrado ser una solución muy efectiva para la procesionaria del pino, la lagarta peluda, la lobesia brotana, el minador de la palmera y la tuta absoluta, entre otras.

La trampa, que cuenta con patente, también presenta otras ventajas como el impacto visual bajo. Tampoco necesita mantenimiento y es un producto biodegradable al 100%, ahondando a su vez en el concepto de economía circular.

Y eso no es todo porque su diseño es aerodinámico y su producción se puede realizar haciendo uso de la tecnología de impresión 3D.

Cómo funciona

Para atrapar a los insectos, la trampa no emplea insecticidas ni contiene partes metálicas ni derivados del petróleo. Es respetuosa con el medio ambiente. De hecho, solo incluye materiales sostenibles como el maíz o la caña de azúcar.

La atracción de las plagas hacia ella se consigue a través de feromonas femeninas que actúan para atraer a los machos de esa especie y evitar la fecundación de las hembras. Con este mecanismo, se controla la población de insectos del próximo año.

Artículos relacionados:

Huerto ecológico: controlar las plagas con plantas

Aceites esenciales repelentes de mosquitos

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *