La presencia de aves en zonas agrarias cae un 27%

insectos-agricultura
El número de ejemplares de aves presentes en los ecosistemas agrarios en España se está reduciendo. Una merma que es más significativa en los últimos 30 años, período en el que se observa una disminución del 27%, de acuerdo con los datos del III Atlas de las Aves Reproductoras en España.

El informe

Este descenso de las aves, cuyos datos también se desprenden del programa de seguimiento de Aves Sacre, no se está produciendo por igual en todas las especies y zonas del territorio nacional.

Entre las comunidades que se destacan en el atlas figura Castilla-La Mancha, autonomía en la que las mayores afecciones se observan en especies como el alcaraván común, la alondra común, la codorniz común, la cebolla rubia, la perdiz roja y el sisón común. En todas ellas, aunque el declive es moderado, se ha producido una caída de más del 44% entre los años 1998 y 2021.

Otras de las especies que igualmente se están cayendo en presencia son la calandria, la alondra ricotí, las gangas ortega e ibérica, la avutarda euroasiática y el alzacola rojizo.

insectos-agricultura
Son especies cuya población está descendiendo por varios factores concretos. Entre ellos, por ejemplo, destaca la dinámica de intensificación y abandono y determinadas prácticas agrícolas, según SEO/BirdLife.

El uso generalizado de plaguicidas y herbicidas, la expansión de monocultivos, la reducción de espacios silvestres y barbechos o la transformación de grandes áreas de secano en regadío y utilización de semillas con productos tóxicos son otros de los factores.

Estas causas están generando un empeoramiento y reducción de sus hábitats, así como la disminución de insectos no solo en España. También en Europa se produce una disminución que se cifra en un 76%.

Objetivo

Para paliar esta situación, desde la organización se aboga por que la Política Agraria Comunitaria impulse y premie aquellos sistemas y prácticas que benefician la biodiversidad sin menoscabar la rentabilidad del agricultor.

Entre las propuestas figuran, por ejemplo, la reducción de biocidas, el mantenimiento de barbechos y el fomento de áreas silvestres como ribazos o linderos. El paquete de medidas se completa con zonas improductivas.

Artículos relacionados:

Las aves ayudan a reducir el estrés psicológico

Las 10 claves para una movilidad más sostenible

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.