Impuesto al sol: Ecologistas y consumidores en pie de guerra

Protesta Greenpeace Impuesto al sol
La aprobación de la nueva regulación del autoconsumo eléctrico penaliza con un canon a los usuarios de placas solares que también estén conectados a la red eléctrica con el objeto de cubrir sus necesidades energéticas. Además, seguirá sin abonársele ni un céntimo por el excedente que ingresa a la misma.

El mero hecho de producir su propia energía supondrá al consumidor residencial y empresarial un impuesto anual de unos 9 euros más IVA por kW de potencia de cada panel, a lo que los segundos habrán de añadir otro variable en función del coste de la energía, de unos 5 céntimos por cada kWh que produzcan y autoconsuman.

En contra de la tendencia mundial a impulsar el desarrollo de energías renovables, -en esto, como en tantas otras cosas, “Spain is different”-, el Real Decreto las castiga imponiendo el denominado “peaje de respaldo” al autoconsumo energético.

La polémica está servida

También bautizado como “impuesto al sol”, ya desde que el Ministerio diera a conocer sus intenciones de penalizar el autoconsumo, la polémica estaba cantada. Y así fue. En agosto del 2013 se presentó el anteproyecto de Ley en el que se recogía la figura del “delincuente solar”, un nuevo tipo de delito para el que se prevenían multas de hasta los 60 millones de euros.

Tal despropósito no podía sino disparar las críticas. Como era de esperar, las organizaciones de consumidores, grupos ecologistas, empresarios del sector de las renovables y oposición llevaron la voz cantante. Ahora, con su aprobación tras algunos retoques, -siguiendo el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) y el visto bueno del Consejo de Estado-, ocurre otro tanto de lo mismo. O quizá más, porque ahora no es un plan, sino un hecho.

Para organizaciones verdes como Greenpeace, la aprobación de la normativa supone una “clara política de penalización de las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética”.

CQ508O3WIAAwqBk
Las redes sociales ardieron ayer, y siguen haciéndolo. Por ejemplo, #NosRobanElSol fue primer TT en España durante horas, y la avalancha de tuits no celebraban la medida, precisamente. En general, cabe hablar de indignación generalizada ante la imposición de este canon, bautizado como “el impuesto del sol”.

La gran pregunta:¿Por qué?

Priorizar que las grandes hidroeléctricas no tengan déficit tarifario es la tesis mayoritaria a la hora de responder a la gran pregunta: ¿Por qué esta medida desincentivadora de energías verdes?.

¿A qué o a quiénes favorece? La postura oficial defiende que el Real Decreto pretende preservar la estabilidad económica y financiera del sistema. Básicamente, se pretende evitar que los consumidores acaben aprovechando la red eléctrica convencional para complementar su propia generación solar sin aportar un plus.

La solución para impedir que “subvencionen” el autoconsumo, es decir, que aprovechen las infraestructuras sin aportar lo suficiente, siempre según los legisladores, se ha concretado en el impuesto, denominado en el texto “peaje solidario”.

Cuando el Gobierno habla de “el sistema”, las organizaciones asimilan el concepto a “la cuenta de resultados de la grandes compañías eléctricas”.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Ecooo, WWF, Greenpeace, el sector de las renovables y organizaciones de consumidores se oponen frontalmente a esta medida argumentando que además de ir contra la tendencia global a promocionar la energía verde, obedece a unos claros intereses de las multinacionales.

Greenpeace afirma que esta medida es solo una más de las que ha aprobado “el Gobierno para rendir vasallaje al oligopolio eléctrico”.

Paneles solares  tejados
“El día que nos roban el sol, el Senado rechaza la moción para declarar el Mediterráneo como Zona Libre de Prospecciones Petrolíferas. Mal camino“, apuntan. Su crítica a la política ambiental actual o, mejor, a su inexistencia, engloba otros muchos temas.

WWF España, por su parte, considera la normativa de autoconsumo “un impuesto camuflado en beneficio de las grandes eléctricas” y Amigos de la Tierra nos anima a “liberar al sol” tras el “secuestro de las grandes eléctricas y el Gobierno”.

Facua, la organización de defensa de los derechos de los consumidores, señala como culpables a “las grandes compañías eléctricas, cuyos intereses priman sobre los de los consumidores, a quienes perjudica económicamente”.

Aprovechan para recordar que “el sistema que perpetúa ha provocado subidas de la luz para los hogares de casi un 75 por ciento en los últimos diez años”.

“El gobierno aprueba la tasa al autoconsumo eléctrico. Una vez más, dan de lado a los consumidores“, se lamenta la Asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas, Productos Financieros y de Seguros (ADICAE).

1 comentario

  1. ANA ISAN Creo que el comentario qui hice en BATERIAS PARA EL HOGAR ,aplican es a este articulo gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *